martes, 27 de diciembre de 2011

¿Reformista o rupturista?

Hace ya unos cuantos días que asistí a un par de charlas-debate: "Contrattacando las mentiras sobre la crisis de la deuda y del euro" y "Ataque a los Estados del bienestar". Ambas acabaron por forjar sendas imágenes en mi mente.

En la 1ª, una persona preguntó, injustamente, por soluciones (injustamente porque sí que se habían apuntado algunas medidas contra la crisis), pero en el fondo, la crítica que venía a hacer era la misma que yo he sentido/hecho en otras ocasiones: en vez de centrarnos en construir, parece que nos centramos más en analizar y diseccionar lo sucedido.

Esa cuestión, me hizo recordar otra pregunta que hice en el colegio o en el instituto (hace ya mucho tiempo, pero la verdad es que no recordaría cuándo fue exactamente ni aunque la hubiera formulado ayer mismo): ¿por qué dedicarse a estudiar Historia en vez de inventar la nuestra?
No recuerdo la respuesta, pero sé que es porque no me convenció. Seguramente fuera la típica... "para no cometer dos veces los mismos errores". El otro día, por fin, encontré mi respuesta, obvia para el resto pero no tanto para mí: PORQUE EL LIENZO YA ESTÁ PINTADO.

Me explico. Si queremos realizar una obra, lo 1º que tenemos que saber es con qué posibilidades contamos, porque podemos dejar volar nuestra imaginación, pero inmediatamente después nos encontraremos con limitaciones (físicas, temporales, espaciales, de recursos...). Exactamente igual que si quisiéramos idear una Historia de nuevas: los recursos con los que contamos tienen unas características ya definidas, que podremos cambiar, o no, pero de las que, en todo caso, tendremos que partir.

Así pues, tenemos un planeta, con gente, con su Historia, con la Historia de cada persona, con la Historia de los distintos países, zonas..., al fin y al cabo, con sus propias cicatrices, sus trazos ya pintados en ese lienzo que es La Tierra.

Ya tenemos un lienzo pintado, aunque esté a medias, aunque tenga borrones, aunque esté deshilachado... Es lo que tenemos.

Si fuera un lienzo de verdad y no me gustase, yo simplemente lo apartaría y comenzaría en uno nuevo, pero está claro que no podemos destruir La Tierra y continuar en otro planeta, así, como si nada, de un día para otro.

Tenemos otra posibilidad: reutilizar el lienzo, lo que viene a ser "hacer borrón y cuenta nueva", es decir, pintar todo el lienzo de blanco una y otra vez hasta que contemos con un lienzo que sea lo más parecido a uno nuevo. No parece tampoco muy viable en nuestro caso, sería algo así como poder volver a los orígenes, al Homo Sapiens (o al que sea, que no soy muy buena en Historia y ya sabéis por qué). Pero bueno, admitamos esta posibilidad, una especie de "reseteo", ¿acaso nos creemos todes genios capaces de pintar un lienzo a nuestro gusto, con trazo firme, sin borrones y a la primera? En definitiva, ¿no cometeríamos los mismos errores, más o menos? ¿acaso nos creemos más voluntarioses o hábiles que nuestros predecesores? ¿no necesitaríamos un modelo? ¿no necesitaríamos hacer borradores, borrones, ensayos,... hasta tener un lienzo que nos haya dado las suficientes enseñanzas como para creernos capaces de ponernos finalmente a hacer aquello que desde un principio queríamos? ¿Y entonces?: Volvemos al lienzo pintado.... ¿reseteamos de nuevo?

Todo esto no es sólo para que me sigáis en un laberinto pictórico, que también; es para responder a la pregunta del título: ¿reformista o rupturista?

Esta entrada tendrá una segunda dentro de pocos días, pues sólo os hablé de la primera imagen, pero además, guarda relación con la entrada titulada ¿hacia dónde vamos? que podéis encontrar publicada en spainrevolution. Las 3 entradas fijarán mi respuesta.

4 comentarios:

  1. la historia no se puede borrar , ni las luchas , ni mucho menos las conquistas

    ResponderEliminar
  2. Los derechos y las libertades o se usan o se pierden.
    ¡Saludos y buen año 2012!
    http://15mikel.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. El problema viene, en verdad, cuando no tienes un pincel con el que pintar tu lienzo...

    ResponderEliminar
  4. Quería haber respondido a esto último hace tiempo y se me ha ido pasando.

    En fin, que si no se tiene pincel con el que pintar el lienzo... hay aguarrás para disolver lo pintado, extender lo que queramos y borrar lo que no? Tal vez no tengamos útiles de pintor/a pero... tenemos botones para coserlos en forma de collage? tijeras?

    Algo tendremos digo yo!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar