miércoles, 25 de julio de 2018

CUENTO CALEIDOSCÓPICO

Pues eso, un cuento que enlazo aquí:
El viaje de Graciela y Quique.

Espero que os guste, es muy cortito.



jueves, 14 de junio de 2018

RADICALISTAS IV

Sigamos con varias ideas...

Ya hace días de la última entrada pero recuerdo que una vez publicada recordé la siguiente imagen:



Me parece muy oportuna.
Y también añadir un elemento a los señalados en la anterior entrada, podemos añadir la conciencia colectiva como la savia del árbol.

La cuestión es... ¿por qué no? ¿por qué no empezar con un grupo que vaya más allá? No es tan difícil.

Creo necesarios movimientos, grupos, colectivos, etc. específicos para ecologismos, feminismos, derechos concretos, por la paz, etc. pero ¿Por qué no tejer red de una forma diferente?

Voy al ejemplo concreto:

Un nuevo grupo, con una filosofía común feminista, varias inquietudes, pongamos por ejemplo  cuidados, debates, movilización en la calle e incidencia institucional desde dentro. Bien, cada una de esas inquietudes podría tener su espacio dentro de un mismo "grupo integrador".
Así por ejemplo, si hay suficientes personas interesadas en organizar debates, podrían iniciar su actividad priorizando temas, buscando objetivos, teniendo clara la metodología, etc. Y probablemente necesitasen usar alguna herramienta virtual que les permitiese compartir documentos.
Si vamos al grupo de "cuidados", pensando en un grupo donde lo más importante es la confianza, la sensación de seguridad, que pone el centro en el trato personal... sería esencial por un lado que tuvieran mayor número de encuentros presenciales y por otro lado tendría que tener presente la necesidad de un tratamiento de datos más celoso de la intimidad, es decir, probablemente el intercambio de documentos no sería lo habitual en este grupo, que tendrá un carácter más cerrado.
Sin entrar de una forma exhaustiva en cada grupo, acabaré con el ejemplo de las personas que buscan más la movilización en la calle, de nuevo, si son suficientes, podrán ser el motor de una participación
más numerosa, para lo cual usarán herramientas en las que se incluirán algunas como redes sociales, webs, blogs... con datos no sensibles y con un objetivo distinto claramente, por ejemplo, al del grupo de cuidados.

Son sólo ejemplos, lo que quería esbozar es la idea de que dependiendo el objetivo se usarán unas u otras herramientas y cada grupo necesita o requiere de unas herramientas u otras, lo cual no es obstáculo alguno para que: teniendo autonomía total, puedan trazar lazos comunes o dicho de otro modo... sentirse ramas de un mismo árbol.

¿Y cómo trazar esos lazos comunes?
Pues se me ocurren varias respuestas:
- Teniendo unas bases, a modo de decálogo, código ético, objetivos... comunes declarados.
- Teniendo un lugar de encuentro común.

Parto de las bases, premisas, objetivos u árbol con unas raíces explícitas compartidas. Si tomamos esto de base, entonces tendremos la posibilidad de que colectivos con muchos años de experiencia, ya constituidos, con unas formas de hacer totalmente autónomas... en algunas causas, para algunos objetivos o en su forma de regirse, puedan compartir con más colectivos la importancia de esa raíz común y podrían entonces llamarse "los de siempre" y sentir que pueden ponerse el apellido "los de siempre - radicalistas". Y a su vez, el resto de colectivos no tendría por qué sentirlos del mismo movimiento si no comparten esa raíz, es decir, hasta ahora se ha llevado mucho eso de "adhesión del colectivo x al acto x", esto se suele saltar toda metodología democrática verdadera y la adhesión se basa más en afinidades, confianza, "hoy por ti y mañana por mí"... y si se sigue esta lógica podemos tener (como tenemos) una movilización cada semana con muchas adhesiones en el mejor de los casos pero cuya gente no puede acudir cada semana a manifestarse, dispersando esfuerzos (o no, es discutible).
No hay tiempo para enterarse a fondo de todo, sin embargo, si un colectivo apellida algo con "radicalista por la justicia"... al menos sería una llamada para que gente no implicada en ningún colectivo pudiera acudir en base a esa petición de justicia, y pudiera servir para que más colectivos se sintieran unid@s a esa misma causa final, la justicia. Si luego resulta que dentro de su autonomía hay colectivos que quieren unirse viendo más a fondo los detalles y respaldar o no las acciones llevadas a cabo, etc. podrán partir de tener en común la misma causa final, en teoría al menos, pero luego no tendrán por qué intentar defender actos o formas que no compartan (entendiendo que el árbol que busca la justicia además lleva unas determinadas formas de relación, por si sirve para aproximar la idea que intento transmitir). Así mismo, podrá haber actos específicos en los que lo aglutinador sea "el apellido" "radicalistas" o "radicalistas por xxx" y en estos actos cabrían muchos colectivos, con causas concretas... aunando esfuerzos y probablemente multiplicando la visibilidad como mínimo.

En próximas entradas seguro que puedo ir dibujando todo esto mejor.

Vamos al segundo guión, teniendo un lugar de encuentro común... aquí lo primero que se me ocurre son las barreras, los obstáculos, sin ir más lejos... ¿cómo podrían juntarse y tener debates pausados colectivos numerosos en los que la costumbre sea de una participación directa? Problemas de espacio, de tiempo, de necesidades metodológicas... la dictadura que supone la participación presencial (con todas sus ventajas también), que decidan unas pocas personas en representación, el poder ir o no en unas determinadas circunstancias, tiempos, problemas de conciliación... ¿Y cómo se salva esto? Pues teniendo ese espacio común para intercambio de información o para volcar lo decidido anteriormente. Pudiendo compaginar diferentes ritmos, respetándolos y no empujando ni tirando de ninguno de los colectivos, consiguiendo la unión por mínimos, por objetivos comunes, por la raíz, por causa concreta común... lo que corresponda pero dejando autonomía al resto que no haya sido posible compaginar por tiempos o cualquier otra cosa, diferentes niveles de unión y si algunas formas chocan con premisas superiores pues distanciamiento sin ningún problema, entendiendo que no se comparten las formas y que por ello se puedan hasta poner en duda las mismas raíces y ya está.

Venga... voy acabando que toca.

Vuelvo al grupo de raíz feminista. Y planteo si acaso no podría articularse en comisiones con autonomía y en ellas las que lo necesitasen se reuniesen con el máximo cuidado sobre la información presencialmente compartida, a su vez ese grupo no podría acaso tener un par de personas como enlaces para que fluyera la información con el resto de enlaces en un grupo común, abierto pero con una metodología enfocada al pragmatismo, a dar voz a todas las comisiones. En ese grupo común podrían cuidarse a las nuevas incorporaciones para orientarlas hacia la comisión más adecuada según sus inquietudes. En ese grupo común podrían verse también enlaces del grupo institucional, que empapado del resto de comisiones pudiera trazar mejor unos objetivos políticos con los que presentarse como independientes dentro de cualquier partido político, sin que ello pase por traicionar las bases a las que hacía referencia en el primer guión (porque más que compatibles ambos guiones serían ambos necesarios).

Y para terminar... ¿no podrían unirse con más colectivos con la causa común de parar los asesinatos a mujeres?

jueves, 31 de mayo de 2018

RADICALISTAS III

Pues hoy toca escribir nueva entrada. Me resulta obligado aunque no sé muy bien si guardará bien el hilo con las anteriores entradas sobre este tema o de repente dará un gran salto o hará que vayan cobrando sentido las anteriores entradas o al contrario... sólo sirva para añadir demasiados condimentos a la mezcla y no salga nada en claro. Quién sabe pero aquí va.

Tengo la sensación de que hay una "ventana de oportunidad" en estos momentos y sin embargo a la vez tengo la impresión de que se va a cerrar y la vamos a dejar pasar. Bueno. Qué se le va a hacer. En todo caso será un pasito más. También puede que me equivoqué (estaría genial). No me va a resultar fácil poner por escrito todo lo que me gustaría que tuviera un cauce para que en vez de tener como soporte el papel y la imaginación tuviera de soporte la práctica y la realidad. En todo caso seguramente sea más fácil ponerlo sobre papel, aunque ya hace tiempo que vengo pensando que menos teorizar y más poner en práctica las cosas pero... de nuevo hay que aceptar que no todo depende de una. Al hilo de esto... un paréntesis que me viene a la cabeza ahora es una cita que leí hace poco: "Si quieres ir rápido ve sol@; si quieres llegar lejos ve acompañad@" (Proverbio africano).  Sirva este paréntesis para manifestar mi inquietud al quererlo todo, jeje, lejos y rápido. Por supuesto, no podía ser de otra manera.

En fin... sigo... antes de centrarme... otro paréntesis... aplaudo la iniciativa de Global Quorum, de la que sé poco pero con la que creo que esto tiene mucho que ver. Sólo por citarla. Cierro paréntesis.

Sigo... disculpad... La ventana de oportunidad se abre con el movimiento feminista, con lo que puede suponer, así que me colé a curiosear en un grupo feminista y como me gustó por todo el potencial que tenía (y tiene) pues le di vueltas y como las circunstancias acompañaban le di más vueltas y como no me gusta proyectar ni anticiparme a las cosas (no, poco!) pues le di más vueltas. En fin, tampoco tantas, pero es como si hubieran encontrado su encaje muchas ideas y como si vieran una oportunidad de ponerse en práctica en la realidad gracias a que las circunstancias externas (ésas que no controlo) diera la casualidad de que reúnen los mínimos necesarios como para merecer la pena dedicarle tiempo, esfuerzos y paciencia (de ésa que tengo que reponer en grandes cantidades).

Vale, con esto no quiero definir unas formas concretas de la idea de "Radicalistas", tan sólo quiero dejar por escrito lo que pudiera ser un ejemplo de arranque, de inicio que al menos puede servir para trasladar mejor la idea en su conjunto. Yo lo intento. Os pido algo de empatía para seguir leyendo y para ello bajo a tierra ya todo lo que pueda.

Poneos en situación, esas condiciones mínimas, circunstanciales, externas, etc. no todas pero por citar algunas:
- Grupo nutrido de mujeres con ganas, plurales.
- Diversas.
- Con una combinación entre acción y reflexión (por ahora).
- Sin una manipulación ideológica o partidaria.
- Con una gran sensibilidad y preocupación por los cuidados.
- Con jóvenes y mayores.
- Con diferentes experiencias, formaciones, procedencias.
- En principio sin problemas de egos ni intereses ocultos (aún).
- En los inicios de su configuración, en búsqueda.
De verdad creo que estos factores juntos no resulta fácil encontrarlos, así que sería una suerte aprovecharlos pero no pasa nada, no digo que sean condiciones imprescindibles, simplemente es para meteros en situación y se entienda mejor el ejemplo.

Bueno, pues en esa búsqueda en este grupo se hacen una serie de reflexiones, sobre la identidad, sobre los objetivos, sobre la confianza necesaria, las posibles acciones, talleres, debates... y voy con la de la empatía... es el momento idóneo para plantear propuestas y por supuesto merece la pena pensar en ello (de ahí lo de darle vueltas). Pues ahora escribo tras sentir que no se daban todos los factores necesarios como para poder plantear una propuesta y mucho menos que viera la luz (pero no os lo creáis del todo, que si escribo es porque no tiro la toalla).

Se aprende mucho en estos grupos y sobre todo abren un abanico de posibilidades para aprender que está muy bien, pero que se me queda corto sino sirve para algo práctico. El caso, que intento lanzar aquí líneas que quizás puedan trazar en vuestra imaginación algo parecido a lo que a duras penas quisiera haber podido dar forma de forma conjunta y dialogada.

En el fondo, en parte me siento un poco "traicionera" porque yo no quiero aportar en un grupo feminista, lo que quisiera es que fuera el precursor de dar un paso más ambicioso, con una visión más global y capaz de crear sinergias. Yo lo que quiero es un grupo de radicalistas, no lo puedo negar. Porque lo quiero todo y lo quiero ya, porque es verdad que quien mucho abarca poco aprieta pero también es verdad que a base de parches no se sanean las tuberías. Porque ya hay mucha gente experta en muchas cosas y porque haciendo lo mismo no es probable que se obtengan distintos resultados.

Me vuelvo a centrar y voy ya directa a intentar trazar esas líneas que consigan perfilar un esbozo de la visión o idea que me hubiera gustado probar en la práctica:

Imaginaos un árbol, con su tronco, sus raíces y sus ramas. Múltiples ramas, unas muy distantes de las otras, algunas con muchas ramitas y otras sin ninguna. Algunas ramas bien gruesas y otras bien finas. Al final todas ellas tienen un punto de unión, un mismo origen, un tronco que profundiza en sus raíces.

Imaginaos otro árbol, podríamos repetir lo mismo en cuanto a las ramas y raíces, sólo que otras ramas y otras raíces.

¿Qué raíces? Principios, valores, formas, la búsqueda de darle la vuelta a todo aquello que no nos gusta teniendo en mente unas líneas directrices, unos puntos en común que nutren a todo el tronco, a todas las ramas. Principios que pueden ser más o menos explícitos, cambiantes.. sin duda generales pero firmes, tan firmes como para ser el origen inspirador y el sustento o juez de todo lo que se desarrolle en ese árbol. Por poner un ejemplo podría ser la búsqueda de justicia social o podría ser cambiar la lógica de la competición por la lógica o el paradigma de la cooperación o ambos (por ejemplo).

¿Me seguís? Con que me sigáis más o menos... genial ya.

Tenemos las raíces. Me quedo con justicia social para seguir con el ejemplo.

Para la búsqueda de justicia social tenemos multitud de posibilidades, de acciones, de facetas, de ámbitos, de modelos, de propuestas, de vías... todas ellas pueden tener un acuerdo en su forma de relacionarse y sobre todo ser conscientes de que solas no son suficientes, que se necesitan, que juntas son más fuertes (forman el tronco) y que por mucho que las separe pueden avanzar en el tronco en base a lo que les une. 

Tenemos el tronco, más o menos. Es la parte más complicadilla quizás.

Y en realidad también tenemos las ramas, que son esas posibilidades de ponerse manos a la obra en una parcela concreta, es decir, para conseguir una mayor justicia social hay quien pueda poner el foco en una gran rama, que pueda ser el feminismo y dentro de ella le pone interés en centrarse en la pedagogía y el cambio de mentalidad o cambio cultural necesario que desde esta perspectiva se pueda aportar. Hay también quien pueda aportar en pro de una mayor justicia social desde la cooperación con ayuda directa o quien se centre en luchar por poner tasas financieras, o quien luche por conseguir ayudas para la energía solar. Con mayor, menor entidad, mayor o menor grosor, eficacia, altura, frondosidad... al final todas esas vías son ramas.

¿Cuál es la "ventana de oportunidad"? Empezar a tomar conciencia de la necesidad de ampliar la mirada lo suficiente como para alcanzar la raíz, fijarnos en lo que nos une sin necesidad de unificar, homogeneizar nada, reconociendo las diferentes identidades pero empezando a configurar la identidad que pueda englobarlas, acogerlas... ser marco de algo mayor.

Yo no quiero ser hoja ni rama. Simplemente porque ya contamos con muchas hojas y muchas ramas, es verdad que puede construirse o pintarse una muy especial, muy cuidada, muy atrayente, muy llamativa, distinta... pero creo que la necesidad no está ahí. La necesidad es darles el cuerpo para que estén en lo alto y puedan sustentarse, ser zarandeadas por el viento y siendo germen de más ramificaciones. Para eso hace falta el tronco y tener las raíces presentes.

¿Hablo de un órgano superior? ¿Un órgano director? ¿Una entidad que coordine o intente sentirse superior al resto? No.

Hablo de crear las condiciones para que puedan darse ramas, grupos específicos que se desarrollen, que picoteen o profundicen en los temas que quieran pero a su vez que puedan tener una visión más holística, más global, de conjunto, con una perspectiva más amplia, ambiciosa (ambiciosa en cuanto a su alcance, a su eficacia).

¿De qué condiciones hablo? De buscar el modo de hacer compatibles las luchas en pro de una lucha común, de buscar sinergias, de prestar especial atención a las formas, de no caer en voluntarismos sin que estén acompañados de saberes, de no caer en la teoría sin la práctica, de reconocer la realidad existente para transformarla sin que la salida sea crear una paralela (o sí). Hablo de trasladar un imaginario común, de extender esa visión ambiciosa, de apostar firmemente por otro mundo. Hablo de no desechar la desobediencia civil pero tampoco la entrada en las instituciones, hablo de no poner las identidades de las ramas por encima de la de las raíces. Hablo de ser conscientes de que para hacerlo hay que dar respuesta a unas necesidades prioritarias. Hablo de tener presente la experiencia y aprender de ella. Hablo de no necesitar identificarse al 100% para poder caminar al menos un tramo junt@s. Hablo de no necesitar tener confianza en todas las personas que puedan unirse por no ser posible conocerlas a todas pero sí poder querer que todas se unan por tener confianza en una forma de funcionar. Hablo de imaginar un árbol, con sus raíces profundas, con sus múltiples ramas, de todos los tamaños, hablo de que una rama pueda también dibujarse como el tronco de otras muchas. Hablo de que si se encuentra un objetivo común y se coordinan bien los esfuerzos los resultados serán más potentes, se podrá actuar, aunque sea puntualmente, como un equipo, no como la suma de grupúsculos.

Hoy no quiero ser feminista para ser una experta en los temas que más nos atañen a las mujeres, yo sigo queriendo ser radicalista, porque me importan las mujeres pero también los países en desarrollo, la ecología, la economía y distribución de las rentas, quiero una Palestina libre y apoyaría mil causas más que ni conozco ni voy a conocer tan a fondo como quisiera ni voy a dedicarles tanto tiempo como requieren pero quisiera tener un lugar donde saber que al decir que soy radicalista se supiera que apoyo esas líneas de acción, esa filosofía, esas luchas o al menos las líneas directrices o aparentes de las mismas. No quiero un órgano superior que se adhiera a causas, quiero que puedan plantearse por una buena comunicación y puedan en momentos determinados ser el centro de unos esfuerzos focalizados, sabiendo que unas veces se lograrán medidas en pro de un mundo más sostenible y otras lograrán unas formas de democracia más fieles a las demandas actuales. No me aferro a ninguna rama como la más importante porque aunque pueda tener alguna en esa consideración, su capacidad será siempre más limitada si se toma aisladamente a si se toma dentro de una visión más amplia y humilde.

¿Y esto... "cómo se come"? ¿Un ejemplo práctico? Pues podemos pensar en debates en los que nos instruyamos de qué corrientes feministas hay para ver con cuál nos identificamos más y por qué o podemos pensar en un debate sobre qué medidas económicas tomar y qué repercusión tendría si se tomasen desde una corriente feminista determinada. Por ejemplo. Podemos pensar también en el éxito que está teniendo el movimiento feminista y sus causas, por si son las formas "amables" y no violentas precisamente las que les da su diferenciación y conquista el que sea visto con buenos ojos por gente de todas las ideologías y desde esa óptica también podemos plantearnos si se pueden meter a personas activas en los movimientos sociales con fines prácticos dentro de las instituciones. Sin pensar que las instituciones lo son todo y sabiendo las limitaciones de las mismas pero sin pensar tampoco que no pueden ser una herramienta con la que trabajar.

En definitiva... apertura, amplitud... aún sabiendo que hay determinadas palabras que producen rechazo en unos ámbitos y otras en otros.

Aquí lo dejo. Esté como esté.

(Continuará)

miércoles, 16 de mayo de 2018

RADICALISTAS II

15 de mayo: coincide este día con esta nueva entrada, me desperté con una imagen en la cabeza que hila tanto el concepto de radicalistas que vamos a seguir desgranando con la experiencia del 15M.

La imagen parte de la frase de Mafalda que conoceréis : "Paren el mundo que me quiero bajar!!!"
Resultado de imagen de mafalda me quiero bajar del mundo

Creo que muchas personas de mi generación y muchas personas que experimentaron el 15M estamos en ese punto y si me apuráis... un paso más allá de ese punto, lo que veníamos a decir, seguimos diciendo y seguimos trabajando para conseguirlo viene a ser... "No contéis conmigo" y a la vez... "Contad conmigo". Me explico... o lo intento al menos... y quisiera hacerlo con una imagen que por no intentar dibujarla yo misma... me van a servir dos que encontré navegando:

Resultado de imagen de empujar


Resultado de imagen de empujar

La verdad es que casualmente tienen más simbolismo del que había pensado, así que lo aprovecharé:

Si os fijáis, en la primera imagen el vehículo militar es arrastrado por quienes parecen ser militares de la armada estadounidense, y arrastran al vehículo que va de frente, ell@s uniformad@s y sobre el asfalto. En la segunda imagen sin embargo tenemos un entorno rural, chic@s echando una mano con quienes se intuyen misioner@s y sobre todo empujando el vehículo en sentido contrario al que sería su marcha tal y como se ve en la imagen.

Ésa sería la imagen: no tan sólo queremos que se pare el mundo para bajarnos, porque no estamos dispuest@s a seguir contribuyendo a la marcha que lleva, sino que es más, nos paramos y nos unimos para empujar tod@s y revertir la marcha. ¿Es o no es? No nos vamos a bajar aisladamente, con decisiones individuales, sino que, somos conscientes de que no estamos sol@s y porque si nos bajamos el mundo va a seguir su marcha y no es lo que queremos. Queremos cambiar el mundo y el 15M nos dijo que no estamos ni sol@s ni loc@s.

Creo que muchas personas nos negamos a escalar y luchar en el mundo que de alguna forma se nos impone como medio para desarrollarnos, en primer lugar, porque las circunstancias nos permiten, a veces, tener un orden de prioridades diferente al que aún la sociedad establece mayoritariamente, y en segundo lugar porque entendemos que, tal y como venimos funcionando... no gana el/la mejor sin más, sino que se gana porque otr@s pierden. Igual esto no se entiende muy bien porque no está muy bien explicado, pero lo dejo estar. Tan sólo decir que quizás tenemos una conciencia más global que generaciones anteriores y esto nos hace plantearnos más la dirección de nuestro desarrollo personal.

En este sentido l@s radicalistas seríamos quincemayistas y viceversa, y aquí retomo el término de "radicalista" para hacer alguna apreciación más, añadiendo a las ya hechas en la anterior entrada.
Por un lado tendríamos que diferenciar radicalista de "extremista", aunque normalmente se confunde con este término cuando se habla de "radical" (pues radicalista no se suele usar), en todo caso hemos de diferenciar ambos conceptos y para ello aunque no sea muy exacto creo que podríamos aceptar la idea de que "extremista" sitúa a la persona en un punto con cierta intolerancia hacia toda aquella posición que no se sitúe en el límite defendido y sin embargo, "radicalista" hace referencia, como ya decíamos, a acudir a la raíz de los asuntos en cuestión, lo cual no nos sitúa al límite de ninguna posición claramente graduada, sino más bien parece incorporar en sí cierto grado de complejidad que hace que sea necesaria una posición tolerante para poder comprender el alcance de todas las circunstancias que rodean o afectan a una problemática.
Por otro lado, si en la anterior entrada hablaba de incorporar conceptos, vocablos nuevos y con ellos ir construyendo y teniendo nuevas formas, nuevas herramientas con las que ir forjando esa realidad que buscamos... hay un término que volverá a salir en próximas entradas pero que desde ya quisiera reivindicar y celebrar su existencia, como un hecho que más allá de estar o no contemplado en la RAE se está usando y cobrando cada vez más fuerza con hechos, lo cual tiene tanta importancia y tanto futuro que el ser incorporado o no en la RAE no será más que algo anecdótico y me refiero a "sororidad". ¡Sí! ¡Fantástica palabra! ¡Fantástico concepto! ¡Fantástica práctica! Muchas mujeres están celebrando la existencia de la sororidad, entendida ésta como la "solidaridad y concordia entre mujeres, que implica un reconocimiento mutuo, plural y colectivo" (recogiendo la definición que de ella hace la Asociación Pandora en su web).

Continuará.

miércoles, 2 de mayo de 2018

RADICALISTAS I

Comienzo aquí un "hilo" en el que creo que tengo mucho que decir. No será nada nuevo, pero quizás llegue en buen momento.

Empiezo por el título, para quienes no sepáis qué significa "radicalista". Somos libres de usar el lenguaje como creamos y queramos y puede dar lugar a diferentes interpretaciones, más cuando no está recogida en el diccionario de la RAE y aunque ésta es la primera entrada de otras muchas que espero vayan dotando de contenido al significado que con el término de "radicalistas" espero englobar... pues no estará de más una primera y escueta definición. Sin ser yo una experta en nada y menos en lingüística... con "radicalista" me quedo con la descomposición de la palabra en "radical",  e "-ista", y dentro de sus significados me quedo con:
- "Radical"... perteneciente o relativo a la raíz/ Fundamental o esencial.
- "-ista"... "partidaria de", "inclinada a" (o similar).

Así pues, a falta de una mejor definición, diría que con "radicalista" quiero hacer referencia a aquella persona que se siente partidaria de conseguir cambios desde el origen.

Se podrá mejorar la definición o agregar acepciones, pero de momento que eche a andar así y valdrá como referencia en caso de que su sentido se quiera desvirtuar.

"Radicalistas", sí, es una invitación a crear, crear una palabra nueva para unas personas nuevas que se sientan identificadas con la pertenencia a un nuevo movimiento, a una nueva filosofía, con una perspectiva diferente, con la visión de la posibilidad de lograr un mundo mejor. Nada es totalmente nuevo, ni siquiera la palabra y nada se va a crear por arte de magia por el simple hecho de que lo dejemos reflejado por escrito pero tengo la sensación de que es algo que está a punto de surgir, de ser una realidad y que hace falta explicitarla.

"No me gustan las etiquetas" fue mi contestación a la pregunta en un taller sobre feminismo, luego curiosamente oí la misma respuesta en boca de una conocida política. Bueno, no sé cuáles serían sus razones para responder así, os cuento algunas de las mías:

- Volvamos a la consulta en la RAE y según su primera acepción, feminismo sería "principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre", así que feminista sería ser partidaria de ello, ¡como si se estuviera dirimiendo si tenemos que normalizar o no ese principio!, ¿realmente tengo que etiquetarme así? Al hacerlo parece que fuera una excepción y al menos en teoría creo que la excepción serán aquellas personas que no compartan esa igualdad ¡que se etiqueten ell@s!

- Si tengo que ponerme ese adjetivo obvio... por qué no iba a continuar aclarando también que soy partidaria de la igualdad de derechos de todas las razas, pro derechos humanos, integracionista (a modo de antónimo de racista), anti-xenófoba...

- Seguro que hay mucho escrito sobre la elección del término "feminismo" para hablar de lo que es puramente la búsqueda de la igualdad real, por qué no existe "masculinismo", por qué lo contrario al machismo es el hembrismo y por qué sin embargo es este concepto el que se evoca de primeras o para una gran mayoría al hablar de feminismo.
¿Os habéis parado a pensarlo?

- Parece que al etiquetarte te clasificas, ayudas a que te clasifiquen... "ah!, esta es...." y ¡Qué va! Seré feminista, por supuesto, pero soy mucho más que eso, ¿o no? Parece que al destacar ese adjetivo obvio te ganas un plus en activismo feminista, sin que hagas nada especial, al adjetivarte así parece que de repente te otorgas o te otorgan un halo especial en esa concreta lucha que es el feminismo, aunque sea sin pretenderlo. (Es mi sensación).

Retomo... "radicalistas", personas que son feministas y mucho más. Aquí lo dejo por ahora pero habrá más.


martes, 24 de abril de 2018

Falta conexión

Falta conexión, profundidad... no sé exactamente cuál sería el título más adecuado para esta entrada, el caso es que parece que hoy algunas ideas ya tienen suficiente entidad como para que dedique un rato a escribir e intentar transmitir algo que pueda ser de utilidad y que merezca la pena que tú, seas quien seas, le dediques un rato a leer.

Hace tiempo que creo que no iría nada mal que en la televisión pública tuviéramos debates temáticos, que se produjesen sin prisa, que pudieran tener varias partes y una de ellas fuera una mínima formación, un espacio didáctico, pedagógico que pudiera alcanzar un cierto grado de profundidad. Unos debates que lograsen ser seguidos, por implicar a la gente y hacerla cuestionarse el tema de la semana... en fin, podría desarrollar un poco esto pero es sólo una especie de propuesta de futuro que intentaría dar respuesta a la cuestión de fondo que quisiera reflejar.

La cuestión es que ante una pregunta x se nos exige y demandamos una respuesta claramente posicionada y parece que nos perdemos el proceso que debiera haber tenido lugar precediendo la misma. Por ejemplo:
Ante la pregunta de si estás o no a favor de las corridas de toros, o si estás o no a favor del aborto, o de una salida del euro... Basta con decir un "sí" o un "no" para que te caiga una etiqueta. Pareciera que no hay cabida para los grises y parece también que no se tiene una especie de pureza o pedigree. No dejamos tiempo ni espacio para el diálogo, para la profundidad, para el entendimiento.
Siguiendo con los ejemplos:
No cabría entonces la opción de pensar en si podemos estar hablando de diferentes concepciones de "corridas de toros", si nos están respondiendo sobre el aborto en sí o sobre su tratamiento legal, tampoco cabría esperar matices o plazos, no cabría esperar una disertación sobre el euro deseado o que la salida de éste fuera un movimiento táctico.

Resulta fácil tener una tendencia a "etiquetar" a las personas, pero más allá de las tendencias personales... entiendo que no debiera ser la tónica general en el mundo de la política y sin embargo parece que la es.

Si perteneces a un partido ya estás etiquetad@, por la gente de fuera del partido, por la gente de otros partidos e incluso por la gente del propio partido. ¡Qué absurdo!, ¿no? Al menos a mí me lo parece.
No todas las personas pensamos igual y un partido tiene unos estatutos, un programa... todo ello es fruto de acuerdos, de deliberaciones... de unas cuantas personas en un momento determinado, luego se unen más personas que no tienen por qué coincidir al 100% con lo acordado y simplemente el hecho de haber sido fruto de un acuerdo nos debería hacer caer que no es algo que identifique al 100% de sus integrantes. Para esto el término de "simpatizante" me parece muy adecuado... supongo que cuando estás afiliad@ sigues siendo simpatizante pero es posible que se desvanezca esa concepción de pluralidad y de mosaico en pro de una especie de eficacia, doctrina o simplemente obediencia jerárquica, haciendo que toda la riqueza existente quede oculta para poder entrar en las "etiquetas" que faciliten el posicionamiento de otras personas. En fin... que tampoco quería extenderme tanto y aún no llegué al punto principal.

Cuando estaba inmersa en la preparación del encuentro municipalista de Ahora Madrid (celebrado el 10 de febrero de este año), hablé con una persona que me transmitía su decepción. Decepción en esencia por la desconexión entre lo esperado y lo obtenido, pero iba más allá, no era una cuestión de cumplimiento o no del programa... apuntaba en sus reflexiones a una priorización: fundamental, muy interesante.

Para empezar hay un punto que en el fondo es como la clave de mi participación en Ahora Madrid y en concreto de lo que pretendía fomentar el Encuentro municipalista que comentaba: la necesidad de crear, de dotarnos, de participar, de facilitar... lugares de encuentro.
Será por mi ignorancia pero no creo en eso de "programa, programa, programa".
Nota: (Fijaos que en muchos casos ya de alguna forma algo en vuestra cabeza está tratando de etiquetarme o de buscar la etiqueta correcta una vez hecha esta afirmación, ¿cierto?).
Creo en líneas generales, en objetivos, en formas de actuación... y creo que si hay espacios donde se pueda compartir la información, y fomentar la corresponsabilidad en las decisiones, se ganará en democracia y a su vez en justicia social. (Así dicho, brevemente). También creo que para esto un factor clave es la confianza que de nuevo se ha de ganar o de alguna manera mantener, en esos mismos espacios. 

Hablo de espacios de encuentro porque ellos permitirían saber por qué no se llega a cumplir todo el programa o partes de él, qué haría falta, qué falló en su enunciación, qué se puede lograr con ayuda externa, qué no se está cumpliendo pero sí que puede cumplirse si se dan determinados pasos, etc. Esto permitiría esa conexión entre "el mundo activista", entre las "demandas de la calle" por así decirlo, y las posibilidades o estrecheces encontradas dentro de la gestión institucional. A su vez permitiría que las decisiones fueran respaldadas y fueran más compartidas, evitaría que criterios personales o "sectoriales" se impusieran por la vía de los hechos relegando o descartando la posibilidad de una toma de posición consensuada y concienciada.

Ese desencanto hace que por ejemplo el citado Encuentro municipalista se pudiera ver como algo ajeno a las necesidades de la gente, algo endogámico, como una lucha de corrientes internas por posicionarse, sin más. Supongo que mientras no alcancemos un grado de coherencia, estabilidad política, confianza en las formas y cosas así... pues efectivamente, al igual que lo que seguramente suceda en los congresos de cualquier partido, eso tiene y tendrá lugar, pero esa realidad (necesaria mientras se está en proceso) no tiene que echar por la borda lo que puede haber de fondo (no digo que siempre lo haya), y es que en el fondo las corrientes y cada persona, aportan una pluralidad de concepciones distintas, de experiencias, de propuestas y de formas de entender cómo se debe actuar, qué pasos han de darse, y en el fondo, una determinada forma de practicar la política que enlaza directamente con caminos que se abren o cierran para llevar a cabo unas u otras actuaciones y por ende establecer unas u otras prioridades.

"Prioridades", con esta palabra ya voy acabando, y es que no resulta difícil imaginar un congreso con diferentes corrientes, diferentes prioridades, diferentes intereses, intereses personales (que los hay), intereses partidarios, electorales, intereses a corto o largo plazo, teniendo en el centro a una parte de la ciudadanía, con una mirada más amplia..., de cualquier tipo, el caso es que son el resultado de las diferentes concepciones y también de las diferentes circunstancias, trayectorias, carácteres, objetivos, etc. de cada asistente al congreso o Encuentro en cuestión. Bien, pues si extrapolamos eso a la ciudad... tendremos que se votan las diferentes propuestas, en este caso programas, y en ellos van medidas y actuaciones de todo tipo, que afectan a todas las áreas. No hay priorización alguna más allá de lo que se destaca más en la campaña electoral, de lo que se repite más en el programa o de lo señalado como "medidas estrella", pero se deja en manos de quienes estén en las instituciones el valorar si ante los obstáculos encontrados han de centrarse en lo que sea más "accesible de conseguir", o si es necesario dedicar más esfuerzos a temas que aunque no sean muy visibles requieran un mayor esfuerzo a costa de dejar atrás algunos puntos programáticos.

Estaría bien que se pudiera avanzar todo lo posible en todos los objetivos que despierten consenso, pero la cuestión es que más allá del grado de cumplimiento de un programa... cada persona tiene unas prioridades y cualquiera puede pensar que dedicar tiempo y recursos a que se pueda votar una propuesta por internet no es algo prioritario y que ese tiempo y esos recursos estarían mejor si se dedicasen a tapar socavones, por ejemplo, y viceversa. La pregunta es... esas prioridades que cualquier activista pondría encima de la mesa... si hablamos por ejemplo de techo y comida para todo el mundo...,¿serían compartidas por el conjunto de la ciudadanía? ¿hasta qué punto la sociedad estaría dispuesta a que fueran prioritarias dejando atrás otras? ¿hasta qué punto serían recompensadas medidas que no tuvieran una "visibilidad inmediata"? ¿cómo se concretaría cada prioridad? ¿a qué se referiría, en este caso, la expresión "para todo el mundo"? El que se pudiera llegar a un objetivo consensuado como prioritario no quiere decir que se estuviese de acuerdo en las formas de conseguirlo, en los costes asumibles, habría otras prioridades que se posicionarían como "líneas rojas" ¿estaríamos de acuerdo en esas "líneas rojas", en esos modos y costes?

Sin lugares de encuentro el desencanto activista no frenará y los debates internos tenderán a perder el norte y a perderse en los necesarios movimientos tácticos de las diferentes corrientes.

domingo, 8 de abril de 2018

La política en el futuro

Vamos a soñar un poco el futuro, no como algo irreal, sino como un paso previo para ir poniendo los medios para que ese futuro vaya abriéndose camino si os parece.

Estaría bien que se generalizase el que cuando alguien acudiera a un parlamento prevaleciese la búsqueda del bien común, no la búsqueda del bien partidario. Estaría bien, ¿no? Para esto quizás tendremos que desterrar términos como el de "oposición", parece que ya la propia palabra te sitúa en una posición de confrontación y realmente no es así y si lo es puede ser simplemente para hacer valer una "marca" frente a otra o para que la gente no crea que todo es lo mismo (que tampoco lo es).

También en el futuro tendremos que haber avanzado en la metodología usada para las intervenciones, conseguir que lo bueno de las metodologías asamblearias alcance también esos ámbitos, es decir, que palabras como "consenso", "escucha activa", "compatibles"... pudieran tener un mayor protagonismo del que actualmente tienen, relegando igualmente a un segundo plano otras como "negociar", "partido", "izquierdas/derechas"... Remarcar lo que une y no la diferencia, avanzar sobre lo que existe acuerdo y que ese avance sea real, no sólo de palabra, para ello estarán las formas, las metodologías, las herramientas.

En el futuro conoceremos a las personas que salen en la tele, en los debates parlamentarios, y las conoceremos o podremos conocer no porque las hayamos perseguido para conseguir un autógrafo fugaz, sino porque tendremos una conciencia mayor de la necesidad de implicarnos en un activismo político y en el ejercicio continuado de nuestros derechos y deberes civiles y esas personas estarán accesibles gracias a unas prácticas de participación y transparencia que no serán puntuales. Y será por ello por lo que salgan elegidas, por ser depositarias de cierta confianza ganada personalmente.

En el futuro tendremos presente que no tenemos por qué defender lo indefendible, tendremos presente que más allá de nuestro equipo tenemos una responsabilidad personal y presente el bien común general, más allá del de nuestro entorno. Y no será esto algo exclusivo de las personas elegidas para trabajar como representantes, sino que será un sentir social, así pues seremos capaces de tener una mirada más global, no se votará según el bolsillo sino que se votará por el bien común, no por el bien de mi familia, ni la del pueblo donde vivo ni la ciudad ni el del país en el que nací. Simplemente porque si no es así no será entonces el bien común lo que prevalezca.

Igualmente las personas al hablar de política no usarán ésta para reafirmarse frente "al otro", no se dedicarán a comentar las noticias en el bar ni a satisfacer su ego exponiendo las últimas averiguaciones que permitan de vez en cuando sacar pecho a un equipo y de vez en cuando a otro. Comentarán en el bar o en espacios de participación política o donde quieran, las noticias, todas las que quieran, pero en búsqueda de la verdad, no la verdad que quieran oír o la que les venga bien para tener algo que arrojar cuando alguien enturbie dolosa o erróneamente el camino hacia el futuro que queremos.

En el futuro, la sociedad será más justa con las personas que se dediquen a la política porque se habrá conseguido que cada vez más esas personas sean dignas de confianza, se habrá conseguido que ni la tecnocracia ni el enchufismo ni el silencio ni la falta de escrúpulos ni la mediocridad sean las condiciones que más imperen para lograr una carrera exitosa, y no porque las personas vayan a ser mejores que las actuales sino porque la máquina, el sistema y la sociedad funcionarán mejor. Y se valorará el tiempo, la vocación, la experiencia y la formación que la política como cualquier otra profesión requiere, porque no será visto como un partido de fútbol, porque será un pilar fundamental en el avance de nuestra sociedad, una herramienta para crecer como personas.

En el futuro la lógica de la cooperación será la que impere, habiendo quedado bien entendida la lógica de la competición y usada ésta igualmente para avanzar como personas, como entidades independientes pero interrelacionadas. Para esto no se educará en el miedo sino que se educará para seguir soñando.

Ahora estamos en tiempos de transición, en el camino, y el camino seguirá y seguirá, lo importante es avanzar lo más acertadamente hacia el futuro que queremos y saber que si no compartimos la misma visión de ese futuro podremos encontrar unos mínimos compartidos que nos permitan dar los primeros pasos al menos. De momento esa visión global, ese cambio de paradigma... tiene puntas de lanza, algunas más notables que otras pero todas importantes, también todas con sus propios lastres pero aún así merece la pena valorar positivamente el protagonismo que está cobrando el llamado "movimiento feminista" y los avances del llamado "movimiento verde".

No dicto cátedra, así que está abierto a comentarios, ya sabéis.

domingo, 31 de diciembre de 2017

ADMINISTRACIÓN II

Dentro de poco harán ya seis años desde que escribí una entrada en este blog:"Administración".

Con aquellas líneas quise compartir algunas reflexiones que me habían surgido tras "haberme colado" en un Ministerio gracias a un contrato temporal.

Hoy me parece de justicia escribir una segunda parte sobre el mismo tema. Esta vez, tras la experiencia de haberme movido ocasionalmente dentro de la Junta Municipal del Distrito de Ciudad Lineal, aunque intuyo que puede valer igual si cambiamos de distrito, al menos dentro de esta legislatura. En esta ocasión no me "colé" por un trabajo temporal, sino que he podido frecuentar la Junta por haber sido elegida como vocal vecinal de Ahora Madrid y abandonado no por la expiración del contrato ni de la legislatura, sino por voluntad propia (por múltiples razones, pero básicamente por necesidad de tiempo).

Una cosa es hablar bien (o mal) del partido que gobierna y otra cosa es que de ese partido se desprendan unas líneas de funcionamiento u otras de "la máquina" (en referencia a la Administración). En la primera entrada hacía referencia al "jefe" que por aquel entonces estaba en el organigrama que me afectaba más directamente y era la administración central. En esta ocasión hablamos de la administración municipal y a "la jefa" algo habrá que atribuirle (no sólo vamos a reconocer esa influencia cuando es para mal, digo yo). Mi posición es distinta, claro, si en la anterior ocasión no le llegué a ver... en esta ocasión no puedo tener la misma perspectiva que una trabajadora que por ejemplo esté en otra planta en la Junta. No tengo la información necesaria para asegurar que hay una diferencia de trato y cercanía con el equipo de trabajo, me refiero al funcionariado.

Pero sí que he podido ver cómo aquellos puestos de trabajo que intuía o sabía que sobraban en algunos casos y faltaban en otros.... ya no sólo me puedo referir a sanidad, educación... sino que es evidente que dentro de las Juntas municipales faltan y más si se quiere descentralizar para ofrecer a la ciudadanía un servicio de mayor proximidad, inmediatez y con mayores competencias de las actuales.

He intuido o sido consciente de la existencia de "picos de trabajo" pero también he visto una rutina diaria constante, con una gran cantidad de trabajo por sacar como tónica general y trabajo sacado, a veces con una inevitable demora. Más personal sería la solución, ¡claro! pero resulta que hay una Ley... sí, una ley, no es que no haya paro, no es que no haya personas cualificadas, no es que no haya espacio físico, no es que no haya dinero.... No, lo que hay es una Ley. Bueno, sigo... que la Ley de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera, establece una tasa de reposición que por lo visto cada año se fija en los presupuestos generales del Estado y limita y va reduciendo el número de funcionari@s que puede haber para garantizar el servicio que la administración, a todos los niveles, nos presta. Dicho de otra forma... se reducen por ley nuestros derechos porque no se dota de los medios y el personal necesario para que podamos ejercerlos de una forma real y efectiva. Por ejemplo... si se jubilan 2 personas entonces se podrá convocar plaza para una persona nueva si la tasa de reposición es del 50% (porcentaje real).

Así que... pues donde hay trabajo y encima donde el partido que está en el gobierno quiere ofrecer más y mejor... pues el resultado son personas que trabajan cada día de una forma que nada tienen que envidiar l@s trabajadores/as asalariad@s de empresas privadas donde el objeto de trabajo sea similar.

Si hablásemos de nuestra empresa, cabría pensar en una redistribución más acertada pero para ello habría que meter en una misma bolsa a todas las administraciones, categorías etc. Y que el gobierno en las tres estuviera a cargo del mismo partido, invirtiera muchos recursos con una visión a largo plazo que buscase el mayor rendimiento de los recursos según las necesidades, etc. y por supuesto haría falta eliminar la tasa de reposición. Lo primero no es muy probable de aquí a 100 años y lo segundo aunque resulta más viable tampoco resultará fácil. 

Como para refrescar la memoria he leído antes la entrada citada pues para hacer la comparativa cito un detalle que sirve de ejemplo donde se ven las diferencias: Si en aquella ocasión no me quedé al piscolabis que por navidades se ofrecía, y la razón fue que me parecía "el chocolate del loro"... estas navidades aprovechando que dejaba la vocalía podría haberme acercado a "la comida" que se hacía en la Junta pero si hubiera querido hacerlo hubiera tenido que aportar el dinero que la sufragaba, tal y como se hizo el pasado año.

Las personas que me he encontrado trabajando tanto en un lugar como en otro han sido similares, por lo general agradables, muy educadas... y siempre se teje alguna relación mayor o menor, no son las personas las que hacen que "la máquina" funcione de una forma u otra, no, aunque qué duda cabe que ellas posibilitan y son la clave para que tome una u otra dirección. Más bien lo que determina su funcionamiento son las condiciones, las necesidades a las que deban dar respuesta y el rumbo hacia el que se quiera dirigir.

Esta vez han sido dos años y seguro que no hay "dos sin tres". Será un placer.

Aprovecho para desear un 2018 más justo socialmente! 

miércoles, 26 de abril de 2017

Cacerolada en Génova, sede del PP

Ayer, 25 de abril, se convocó una cacerolada junto a la sede del PP, en la calle Génova de Madrid, para mostrar nuestra indignación, para ponernos en pie y decir "basta ya".

Muchas son las consideraciones que podemos hacer, desde que la ilegalización de un partido se reclama en los tribunales, hasta que unos cuantos miles de personas no pueden "tirar" lo votado en unas elecciones democráticas... También podemos recordar los vítores, la presencia de partidos... y pensar que al final es algo "partidista".


Podemos leer "PP GENOCIDA" y podemos considerar que es exagerado.También podemos inclinarnos por la solidaridad con quienes se encontraron de repente con una calle tomada por la gente y tuvieron que cambiar su ruta o soportar el atasco. Quizás también podemos inclinarnos por las personas que por allí pasaban o con quienes por allí viven, o pensar en las molestias para los comercios de la zona, incluyendo las molestias por la alta contaminación acústica producida.

Sí, todo eso se puede considerar no digo yo que no. El caso es que hay que ponerlo todo en una balanza y ver qué hay al otro lado o quizás más bien tener una mirada más global y menos "corta de vista". A mi entender.

Veamos... elecciones... cada cuatro años. ¿Nos van a consultar antes? ¿Hay posibilidad de retirar la confianza antes?
La expresión de la voluntad popular es necesaria. Una buena forma de hacerlo es manifestándose y reaccionando. Creo que de no hacerlo nos estarían tomando el pelo (más aún de lo que ya lo hacen) y seríamos una ciudadanía muerta totalmente.
¿Cuál es la suma de los millones que se han llevado desde el Gobierno central, desde las Comunidades Autónomas, desde los Ayuntamientos? ¿Cuánto nos siguen robando? ¿Cuánto se ha recuperado? ¿Cuánto se va a recuperar? ¿La justicia es lenta o la justicia sin medios es lenta?
¿Quién ha sufrido los recortes? ¿Quién asume la mayor carga fiscal? ¿A quién han robado más entonces? ¿En qué cifra se traduce en tu bolsillo? ¿En qué se traduce en sanidad, educación, agua, dependencia, violencia machista? ¿A quién se beneficia? ¿Se crea más desigualdad o más democracia? ¿Te mereces algo así?

Todo tiene su respuesta, tiene un impacto. No es algo neutral.

Veo necesario seguir construyendo, demostrando que se puede hacer política de otra forma, con otras medidas, poniendo en el centro las personas (y no "la persona"). Pero también veo necesaria la movilización, pero no sólo la veo necesaria, es que de otra manera me parecería incomprensible.

Puedo entender la desidia, el miedo, el clientelismo, el odio, el gregarismo, la comodidad, la falta de información, la creencia de que el resto son peores, la creencia inducida de que llevamos en la sangre la corrupción, la creencia de que la política crea una especie de deshonestidad innata, y creer que estás eligiendo lo menos malo, la creencia de que los fallos ajenos son mayores que los propios simplemente por ser ajenos, la valoración de ciertos aspectos como prioritarios frente a otros, la falsa moralidad que pueda sustentar a un partido frente a otro, la inercia de las costumbres, la presión familiar, social, la creencia de vivir en la ley de la selva y apostar por quien crees más fuerte, la dejadez ante la irracionalidad que pueda fijar todo su objetivo en no aceptar la realidad, anclarse en un pasado, dejarse asustar por experiencias lejanas, creerse las mentiras que para nuestra conveniencia podamos dar por ciertas, creer que otro mundo no es posible.

Puedo llegar a entender todo lo anterior, pero lo que no entendería sería que no hubiera gente que alzase la voz para demostrar que OTRO MUNDO ES POSIBLE, que lo que no es normal... simplemente NO ES NORMAL, que un partido político NO PUEDE FUNCIONAR COMO UNA ORGANIZACIÓN CRIMINAL, como una MAFIA, no entendería que no hubiera gente concienciada con todo lo que supone para la democracia, para la justicia social, no entendería que no hubiera gente que no gritase por JUSTICIA, gente que no estuviera cegada por el pasado, por la familia, por el trabajo, por los medios, gente que viera otra realidad, una realidad más amplia, más incierta, más flexible, más prometedora, más cierta, gente que haga de la HONESTIDAD su bandera, gente a quien más allá de los partidos y equipos crea que NO SE PUEDE CONSENTIR que llevemos años desayunando cada día con nuevos CASOS DE CORRUPCIÓN.

Perdonad.... pero cuánta gente hay con sangre en las venas? Por favor, no dejéis de tomar las calles. Para mí eso fue lo mejor del 15M... ver que no somos casos aislados. ¡A POR ELLOS!

viernes, 17 de febrero de 2017

En verano... ¿al Mediterráneo?

¿Cuántos kilómetros de costa tiene el Mediterráneo? 
¿Cuántas playas en sus costas?
¿Cuánto turismo veraniego?
¿Cuántas personas buscando agradables recuerdos?
¿Cuánto oleaje removiendo?
¿Cuántos cuerpos acechando?
¿Cuánta vergüenza bajo el mar?

¿Sería absurdo pensar que alcaldías han de reclamar?
¿Sería absurdo pensar que el negocio hay que respetar?
¿Sería absurdo pensar que atractivo no será?
¿Sería absurdo pensar que a las playas llegarán?

Puede que queramos la paz
puede que de política ni hablar
puede que sólo queramos disfrutar
puede que creamos que lejos Siria está
puede que vayamos a la mar
puede que al nadar sintamos algo más, que las olas golpear.

Poderoso caballero es don dinero,
si está en peligro en hablar seré el primero.

Mirad, pueblitos,
mirad, provincias, 
mirad, autonomías, 
lejos queda Europa aún siendo parte de ella, 
lejos queda la política internacional, el gobierno y los derechos humanos,
muy lejos de vuestras pequeñas parcelas, 
muy lejos de vuestras competencias, 
muy lejos queda Siria,
muy lejos el horror, el conflicto armado y la guerra, 
mirad que llama a vuestra puerta, 
mirad que algo sí se puede hacer, 
mirad que no es poco, 
mirad que se llena poco a poco, 
mirad que pronto llegan, 
mirad que no avisan,
mirad que hay más costa, 
mirad que a nadie gusta, 
mirad que los muertos salen,
mirad que flotan.

Sólo falta que corra la voz,
sólo falta que no falle la memoria, 
sólo falta que el agua no limpie conciencias, 
sólo falta que lo imagines.

¿Lo ves? 
¿Ves el peligro?
¡Habla pues! 

jueves, 29 de diciembre de 2016

LA POLÍTICA VÍA TWITTER

Aquí vayan mis pequeños aprendizajes e impresiones sobre esta red social llamada "twitter". Tómese lo de "pequeños" no como gesto de humildad o modestia sino como algo real que corresponde a una persona torpe, inexperta y reacia a esta herramienta virtual.

Twitter... ¿QUÉ ES?... dicen por ahí que es una RED SOCIAL, bien, entiéndase entonces en este caso que es un entramado de nombres disfrazados y encabezados con un "@". Puedes encontrar, si tienes suerte, a tu vecino del quinto siempre y cuando esté dado de alta en esta herramienta. Puedes encontrar también a Felipe VI si es de tu interés. Puedes mandarle mensajes como quien introduce el mensaje en una botella, sin saber muy bien si llegará a quien quieres dirigirlo, si es la "cuenta oficial", si es su "cuenta personal", si responde a todo, si no lee nada, si lo lee otra persona, si la cuenta es de alguien que lo suplanta... Pero tú puedes ir haciéndote amiga de los amigos de tus amigas como dice la canción. A mí no me busques por mi nombre, búscame por @yoquieroyactuo (te lo puse fácil).

¿PARA QUÉ SIRVE? Pues para conectar como hemos dicho y pudiéramos creer que para incrementar relaciones personales o aumentar nuestras posibilidades de comunicación pero cuando resulta que tienes 140 caracteres como máximo para escribir en cada "tuit" pues lo que tienes que hacer es ir escribiendo las cosas con paciencia y por partes, indicando al final por ejemplo 1/2 y 2/2 (esto se suele usar cuando pretendes proporcionar una información o difundir algo) o puedes buscar una frase certera que condense todo aquello que tu cerebro puede querer decir, esto es... tienes que aprender a ENCORSETAR TU CEREBRO. Puedes tomártelo como un juego. De hecho la mayoría de las personas usuarias diría que se lo toman como un juego cuyo objetivo es dar "ZASCAS".

¿QUÉ ES UN "ZASCA" EN TWITTER? No te compliques. Un zasca es un "HACHAZO", de toda la vida.

¿QUÉ PROPORCIONA? Pues una vía de encuentro virtual (con las dificultades citadas), una herramienta de difusión, una forma de entretenimiento... Todo ello entremezclado, es decir, tú puedes crear un "hilo", esto es, un tuit que de entrada sabes que se te va a quedar corto para decir todo lo que quieres decir... y a ese hilo, como si de alguien maleducado se tratase pueden ir metiendo zascas quien tenga ese objetivo o pueden preguntarte por el día que hace, todo esto en una sucesión de mensajes que querías que tuvieran un sentido y sirvieran para algo útil.

¿QUÉ FOMENTA? Pues quizás no saber escribir algo más largo a los citados 140 caracteres (y se descuentan los nombres que pongas)..., tener que usar abreviaturas de ésas que l@s académic@s dicen que por el uso del whatsapp estamos machacando un poco nuestro lenguaje... Se fomenta EL JUGAR A POLÍTIC@ QUE SALE EN LA TELE CON UN... "Y TÚ MÁS" (ZASCA! ya lo sabes!), o también el... "Y YO MÁS".... Si no que se lo digan estos días a Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, ¿no?
Fomenta el MAL ROLLO... no me digas tú que entre zasca y zasca no te puedes calentar y querer meter cizaña a quien te está informando del tiempo aunque sea preguntando por si esa información es una forma de anunciar "brotes verdes". Siempre puedes pasar de los hilos y preguntar por aquello de... ¿Y QUÉ HAY DE LO MÍO?

¿QUÉ CRITERIO SEGUIR PARA "SEGUIR" A ALGUIEN? Primero... ¿QUÉ ES "SEGUIR" A ALGUIEN? Pues algo así como cuando en la guardería le decías a alguien... "Vale, podemos ser amig@s" y entonces... ¿a quién seguir? Pues según te dé el día. Hay días que aceptarás que un perfil publicitario de alguna empresa pueda ser alguien útil o agradable a seguir y hay días que pasarás de que te sugieran perfiles para seguir. En todo caso no significa que tengas que fiscalizar la vida de nadie. Simplemente que si a la otra persona le da por seguirte ya tenéis permiso para intercambiaros mensajes por privado tipo chat y pasar de la red pública. Lo normal es querer que te sigan muchas personas, para eso parece lógico que una forma de alcanzar dicho objetivo es seguir a muchas otras tú, o a las mismas. Pero no te creas, si molas mucho entonces tendrás muchísimos seguidores, tantos que por no poner los ceros te ponen una "k" al lado del número y estarás siguiendo pocos perfiles.

¿QUÉ ES UN PERFIL? Pues aquello que te da la pista de si el disfraz elegido es el de tu vecino o el del profe al que odias.

ACLARO DE NUEVO... Si quieres ser un/a expert@ en Twitter no me hagas ni caso.

¿ALGUNA CARACTERÍSTICA MÁS A DESTACAR? Pues la INMEDIATEZ. Sí, si pasa algo puedes contarlo como debes, es decir, brevemente y rápidamente, para que le den al "Retweet"en tu perfil y entonces seas "escuchado" por más personas a las que quizás deslumbres y te empiecen a seguir. Como se pueden tener kilos de seguidores/as pues entonces tus letras pueden llegar en un instante con una noticia novedosa en unos segundos a muchas personas. También la puedes pifiar en el mismo tiempo y ante la misma gente. ES UNA MÁQUINA DE CAUSAR MALENTENDIDOS, DE PROPICIAR ERRORES Y DE QUE QUEDEN POR ESCRITO Y PUEDAN SACARLOS DE CONTEXTO para por ejemplo que te lo echen en cara años después, justo al llegar a una Corporación Municipal. Y si no que se lo digan a Guillermo Zapata, ¿no?

¿QUÉ ES UN "RETWEET"? Pues es la herramienta para propagar de forma más rápida aún (en unos pocos segundos más tu pifia habrá multiplicado sus posibles "oyentes"). Viene a ser un... "Interesante lo que tal persona apunta en su tweet, creo que te puede interesar leerlo, además adjunta un enlace donde se recoge toda la información completa donde podrás ver todos los detalles, incluidas las imágenes captadas en el lugar de los hechos, te invito a que le eches un vistazo y lo compartas con todos tus contactos". Pues todo esto pero sólo con un click.

También puedes tomártelo con más calma y responder al tweet o citarlo para ampliar lo que en él se dice o contrargumentar o copiar el enlace al tweet para difundir el mismo por otras redes sociales por ejemplo.

¿ES ADICTIVO? ¿ES UNA MODA?  Pues no tengo ni idea, la cuestión es que además de "seguir" a alguien puedes crearte una especie de alarma para que cuando se escriba desde el perfil o los perfiles que te interesen te lleguen las notificaciones que te avisen y te hagan acceder directamente a lo escrito al instante. Con lo cual para seguir el ritmo de esa inmediatez y poder estar "a la última" pues tienes que acceder... ya sabes... Rápido! Además si no lo haces es probable que luego te pierdas entre muchas notificaciones o que se te acumulen y esto sin seguir más que a un par de personas o entidades (activas). Creo que puede ser adictivo para quien se lo toma como el juego de los hachazos.

¿CUÁL SERÁ SU FUTURO? Yo no sé el tiempo que llevo en esta red... algo activa, no sólo estar por estar... pero no me convence demasiado hoy por hoy. Hoy por hoy en algún pleno me he visto como algun@s diputad@s, a quienes se ve que además de "jugar" en el Congreso o en la Junta en mi caso pues parece que quisieras jugar también el partido mediático a la vez, aunque ese alcance mediático se traduzca en tus cuatro compis y poco más. No sé, parece que invita a que caigas a ese "y tú más", ya que no queremos jugarlo en lo presencial para hacer otra política, una nueva política, pues podemos usar esa vía virtual para reproducir las formas a las que nos tienen acostumbrad@s. En vez de invitar al diálogo te tienes que intentar explicar con mensajes cortos, ser interrumpidos y abrir mil temas a la vez y no conceder ni un "me gusta" (en este caso marcar como "favorito" a quienes puedas considerar rivales). Bueno, yo intento no caer en esas formas. A cambio creo que te permite conectar justamente con tus rivales y compartir las cuestiones en las que somos coincidentes, dar un toque de atención cuando se pretende difundir algo en tono triunfalista que por lo breve esconde cuestiones de calado y quizás resistirme a jugar en esas pruebas a modo de control de gimnasia de "velocidad de reacción" pero en este caso del cerebro y el pulgar (con suerte en este orden).

Mientras tanto... ¿QUÉ TAL PONER EN CUARENTENA SU USO DESMEDIDO?

Abierta a comentarios como siempre.



jueves, 8 de diciembre de 2016

EN AHORA MADRID NO SOMOS PERFECT@S

Creo que hacía falta esta aclaración, ¿verdad? (voy a intentar poner un poco de humor... puede que se quede en un mal intento... en todo caso vamos a probar).

Efectivamente, por si cabe alguna duda tenemos que aceptar la realidad. No somos perfect@s. Ni mucho menos, está claro.

¿Sabéis qué es Ahora Madrid? ¿Sabéis quién lo forma? ¿Cómo se ha originado? Aquí me gustaría aclarar una cosa, por el bien del común entendimiento y sobre todo por l@s académic@s de la Real Academia Española, para que no caigan en el error a base de que se lo repitan una y otra vez. ¡Atención! Creo que ya lo dije anteriormente pero insisto... Ahora Madrid NO ES IGUAL a Podemos. Sí así es. Lo siento, no podrán recogerlo como sinónimo ni simplificar las cosas para futuros exámenes de politólog@s. ¡Qué faena!

En fin, con esto tampoco quiero decir que l@s perfect@s sean l@s de Podemos! ¡Qué cuidado hay que tener con lo que se dice! La comunicación, la coordinación, las formas... siguen siendo algo fundamental... también para este blog.

No voy a desgranar aquí las respuestas que yo daría a esas preguntas pero sí que me dan pie a decir obviedades que quizás aunque lo sean podemos perder de vista alguna que otra vez:

1) Ahora Madrid lo formamos personas de cierta edad, no somos extraterrestres ni recién nacid@s. Obvio, ¿verdad? sí, obvio pero con esto quiero decir que cada persona tiene su propia historia, su propia procedencia, sus propias circunstancias, sus propias virtudes y defectos, sus propios límites... también tenemos un cocktail de "egos"... ¡madre mía! es entrar en un grupo y empiezan a cobrar sentido los comentarios sobre "egos", casi todo se puede reducir a esto, ¿no os parece? Que si "fulanita no me llama porque dice que siempre lo tiene que hacer ella", que si "no estamos para pegar carteles", que si "¿por qué tenemos que hacer siempre lo que Menganito dice?". ¡Cómo somos! esto va con la cultura pero la cultura no es algo inamovible, poco a poco quizás entendamos que quizás hay a quien le resulta más fácil llamar y no pasa nada, quizás entendamos que pegar carteles resulta tan crucial como dar un discurso (uno necesita del otro y viceversa) y quizás lleguemos a entender que no pasa nada por hacer siempre lo que diga Menganito si es por el bien común, si estamos de acuerdo o si simplemente lleva razón. No pasa nada.

2) Ahora Madrid no es Podemos. No, no lo es, pero es cierto que parte de Ahora Madrid es parte de Podemos. Eso es cierto. Ahora toca recordar eso de los conjuntos, las intersecciones... matemáticas de EGB en mi caso. Ayudaría un gráfico con colorines...

3) Como tenemos cierta edad... ejem, ejem.... un@s más que otr@s... pues tenemos unos aprendizajes adquiridos, inercias e incluso partidos o colectivos con prioridades iguales, semejantes o ¡incluso aparentemente opuestas! ¡vaya lío! ¿no? y cada persona tendrá más arriba o más abajo los objetivos de Ahora Madrid en su propia lista de prioridades. Aquí... dando argumentos para que el resto se metan con la complejidad de esta iniciativa loca. Pues sí, así es, no somos iguales, no vamos uniformad@s y no respondemos ante estructuras jerárquicas sin rechistar (al menos no tod@s) y... encima hay gente tan imprudente como yo que lo airea a los cuatro vientos. ¡Qué cosas! La realidad es compleja, no hay por qué negarla, el reto es encontrar formas distintas a las que se venían usando. La transparencia, la aceptación de la pluralidad y la búsqueda del consenso creo que son herramientas para ir forjando ese cambio de paradigma que vivimos (en mi opinión). Tenemos que trabajar por manejar la lógica de la cooperación frente a la lógica de la competición.

4) En Ahora Madrid nos juntamos organizaciones, colectivos, personas independientes... Cada un@ de su padre y de su madre como suele decirse. No venimos con las mismas experiencias ni la misma formación. No tenemos unas formas de participación aprendidas de serie... por desgracia, espero que esto cambie con las próximas generaciones y haya usos y costumbres adquiridos y hayamos sido capaces de desaprender nosotr@s aquellos que no nos permiten crecer ni como sociedad ni como personas.

En fin... qué seria soy! Seguiré practicando... La cuestión es... ¿Soy de Ahora Madrid? Sí! ¿En serio? Nadie lo diría! Sí! Claro que sí! Por ahora sí! Mañana puedo cambiar a cualquier otro... Soy una chaquetera. No creo en la disciplina de partido ni he nacido marcada sin posibilidad de cambio. Mi norte no son unas siglas. Pero entonces... ¿Qué haces metiéndote con Ahora Madrid? No me meto. Tan sólo son "obviedades". Lo importante, lo realmente importante... Es que con estas herramientas estamos siendo capaces de dar pasos que nos acercan más a un gobierno de lo común que se acerca más al gobierno en pro de un interés general frente a un gobierno que responde sólo a intereses particulares.

Teniendo esta multitud de realidades estamos siendo capaces de avanzar de la mano, algunas manos se desprenderán, otras se reencontrarán, otras serán más firmes apretando y otras tendrán que soltarse para atender otras necesidades inquietudes o prioridades, pero con sus más y sus menos también es una realidad que todas esas manos contribuyen en mayor o menor medida a construir un Madrid diferente, sin grandes saltos, no olvidemos que no partimos de un lienzo en blanco.

Quizás de la necesidad Ahora Madrid hizo su virtud. Ahora tenemos que seguir esforzándonos para que impere el paradigma de la cooperación y podamos entrar en un círculo virtuoso. La lucha no se circunscribe a un colectivo o partido frente a otro. Aquí no gana uno y otro pierde. Aquí ganaremos o perderemos tod@s y somos tod@s l@s implicad@s. Incluso tú.

viernes, 14 de octubre de 2016

PODEMOS Y VAMOS

Tengo esta entrada pendiente de hace días, se cuela entre las que quisiera publicar con más calma, seré breve pero no quiero dejar de escribir algunas líneas sobre esto.

Fui a las jornadas que organizaron a través del "Instituto 25M". Fui para aprender y porque quería ver el planteamiento que hacían de cara al futuro.

Multitud de talleres y ponentes. Resalto el que impartió Carolina Bescansa sobre algunas claves de las encuestas electorales: me encantó.

Mucha gente, muchos aplausos y algunas propuestas. No se dejó mucho espacio para las propuestas, quizás porque eran conscientes del seguimiento mediático, quizás porque no pensaron bien el formato o quizás porque aprendieron rápido cuando en la primera mesa redonda empezaron a oírse voces trasladando los problemas generalizados en la mayoría de los círculos, por citar uno... arribismo por ejemplo.

Sea por torpeza, sea por miedo o por ignorancia... No se puede plantear un cambio de rumbo y seguir haciendo lo mismo. Me explico... Se repitió allí varias veces por l@s ponentes l@s primer@s... que hasta aquí PODEMOS había elegido ser una máquina electoral que había dado muy buenos resultados pero que por eso mismo se habían dejado atrás, conscientemente, otros aspectos igualmente importantes, como la horizontalidad o el nutrirse de las bases. Bien, pues tras esa autocrítica o reflexión lo que seguidamente se venía a decir era que se quería escuchar a las bases, a los círculos y bla bla bla.

Una vez escuchado esto, tener cerebros funcionando, experiencias múltiples en frente y gente dispuesta a aportar... nos encontramos con que ese mismo día ya se lanzaba lo que las mentes privilegiadas habían pensado que sería lo más eficaz, esto es, "¡Vamos!".

Buff... me agota sólo pensarlo... el caso... no es que tenga yo las esperanzas puestas en este partido... pero sí que me siento en la obligación de hacer la propuesta al menos en este blog, por si en los procesos que se están llevando estos días alguien la quiere hacer suya o si alguien se anima a subirla a "la plaza" o para que vaya calando para el futuro... para lo que sea menester. Me consta que al menos una persona más la hizo de viva voz en esas jornadas, pero creo que no se entendió muy bien... Espero que aunque lo exponga brevemente sí se entienda y si no pues para eso están los comentarios.

Si de verdad se quiere escuchar, ser horizontales, pasar de lo mediático y los juegos de mover hilos... si de verdad se quiere poner fin al arribismo, a las luchas en los círculos, a los malos entendidos, abrir la participación y que las decisiones vayan de abajo a arriba... si de verdad se quiere tejer redes, construir relaciones, hacer comunidad... En mi opinión resulta esencial que haya en los órganos superiores... sean consejo ciudadano, directiva o lo que sea... es necesario que haya gente entendida en temas de metodologías, animación sociocultural y dinamización comunitaria. Partiendo de ahí cabría pensar en la formación de personas que tomasen ese rol de dinamización en los círculos.

Esta medida no es algo que le fuera bien a PODEMOS como partido, no sólo, sino que nos iría muy bien a tod@s. Pero no es fácil tener los medios para llevarlo a cabo.

Son figuras bastantes desconocidas pero esenciales si se cree de verdad en que en la democracia las formas son también el fondo. Yo lo creo ¿y tú?

miércoles, 14 de septiembre de 2016

ASOCIACIÓN PROMOTORA DE AGRUPACIONES ELECTORALES, AHORA MADRID Y EL BLOG YOQUIEROYACTUO.

Hola de nuevo,

ésta es una entrada para abrir la puerta a volver a dedicarle algo de tiempo a este blog.
Ha pasado algún tiempo desde las últimas entradas pero mi actividad no ha cambiado de forma radical.

La asociación creada está siendo dada de baja pero la idea que había tras ella no está en absoluto descartada, al contrario, me reafirmo en ella y con el tiempo es posible que sea retomada o usada o encuentre su reflejo tras algún tipo de adaptación o evolución. Ya se verá.

En Ahora Madrid estoy como vocal desde hace menos de un año y ya compartiré mis inquietudes dentro de esta actividad que junto con mi anterior dedicación en Ganemos Madrid me ha restado bastante tiempo para escribir aquí, algo natural si pensamos en los frutos que lo uno o lo otro podían ofrecer.

Hay un comentario que sí quería hacer hoy dentro del blog y es el de expresar mi apoyo y mi agradecimiento a aquellas voces que se atreven a usar su libertad de expresión, aún sabiendo que muchas veces esa libertad nominal se ve mermada en la realidad. Más allá de lo que pueda o no compartir su opinión me parecen necesarias las voces discordantes cuando son argumentadas y en este caso, hoy siento empatía con Guillermo Fernández Vara y le aplaudo por su intento de romper con una lanza esas políticas de comunicación y aparencias de unidad que falsean la realidad e impiden un debate sano, pluralidad de sentires, opiniones y decisiones. Se entienda o no. Estas cortapisas hacen, por ejemplo, que haya gente que no crean a Manuela Carmena cuando dice que no es ni se debe a Podemos, aunque lo repita hasta la saciedad. Vaya con los partidos! qué imagen tenemos de ellos que encorsetan y encasillan a las personas y a la vez qué personas tenemos que por el partido se dejan encorsetar. El resto ya queda en realidades que parecen ser distintas pero no lo son y distintas realidades que siéndolo no quieren ser creídas.