viernes, 4 de octubre de 2013

¿Por qué no se unen? I


Sabiendo que hay una situación de emergencia, sabiendo que están de acuerdo en lo esencial, sabiendo que la unión hace la fuerza... ¿por qué no se unen? Ésta es una pregunta presente en la mente de cualquier persona de a pie ajena a los partidos políticos.

No soy quién para responderla pero sí puedo compartir las reflexiones y conclusiones a las que he llegado tras mis escasas experiencias en este sentido. Quizás parezcan demasiado simples, pero si se entendiesen y compartiesen quizás entonces dejemos de creer que la unión necesaria es cosa de otr@s.

Hay por toda la geografía española múltiples y variados intentos de UNIR fuerzas, ya no sólo de partidos políticos, sino más bien de éstos con los diferentes colectivos u organizaciones:

1)    Primer punto a tener en cuenta, suelen huir del uso del verbo “unificar” para no mezclar y confundir identidades. Aquí tenemos una razón que no se nos escapa a mucha de esa gente de a pie. La cuestión de la identidad, el miedo a que en la mezcla se pierdan los rasgos característicos de un colectivo (ya sea partido político, organización, unión informal o coyuntural...), que se olviden sus objetivos, razón de ser del propio colectivo. Podríamos decir que por falta de generosidad, de flexibilidad a la hora de relegar su lucha en pro de un objetivo más general, menos específico y por lo tanto, más lejano a sus reivindicaciones.

Por otro lado tenemos su DIFERENTE NATURALEZA. Los colectivos, en sentido amplio, suelen ser muy variopintos, encontramos algunos como los partidos con una estructura normalmente consolidada como punto en común pero con diferentes trayectorias e historias, con marcadas líneas políticas. Otros colectivos sin embargo, son de más reciente creación, con estructuras más horizontales que a veces suponen la ausencia de una posible representación y cuyo punto de unión se centra normalmente, en una reivindicación concreta, sin que esto suponga compartir, ni siquiera, plantearse ninguna línea política.

2)    Cada colectivo se centra en su ámbito, mirando con recelo la posibilidad de moverse en un terreno donde las condiciones no se ajusten a las que normalmente manejan, condiciones que pueden provocar inestabilidad en el propio colectivo, inseguridad, cambios y la necesidad de cuestionarse las formas de lucha. Básicamente diría que es miedo a evolucionar.

(Continuará).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada