lunes, 8 de marzo de 2021

8M: Más y mejores

8 de Marzo de 2021 en Madrid, COVID, restricciones, Estado de alarma, Salud Pública, concentraciones, manifestaciones, debates, derechos, aplausos... 

No era 8 de marzo cuando se quiso acabar con una de esas creaciones que además de bellas tienen un sentido de fondo muy fuerte, una creación además fruto no de una mente y manos privilegiadas sino de muchas mentes, manos, vecinas y vecinos. 

No era 8 de marzo tampoco cuando se logró darle la vuelta a esa noticia (y no fue por arte de magia).

Hoy es 8 de marzo y la lucha sigue, claro que sí, porque "sin duda el problema es el feminismos" ¿Seguro?

El problema cuando juegas al fútbol y regateas a quien no debes siendo una niña es que eres una niña y por eso mereces una zancadilla. 

Por la misma razón, cuando dibujas bien y lo haces incluso mejor que el niño que tiene la fama de dibujar bien... hace que el retrato colgado en la pared merezca unos retoques "chistosos".

Cuando decides actuar con libertad y no sometida a los estereotipos, cuando vas a alzar la voz aún sabiendo que querrán dejarte sin ella, cuando vas a vivir y actuar conforme a tus principios y no conforme a los de otros... el problema sabes cuál es, sabes de dónde nace y sabes lo que busca.

La zancadilla, las pintadas, los insultos... nacen de la incompetencia, de la falta de capacidad para no sentirse atacados por lo diferente, para no sentirse humillados simplemente por haber sido superados, porque alguien vaya más allá y no se quede anclad@ en el pasado sino que construya el futuro activamente. 

Destruir es más fácil que construir, probablemente como norma general, pero sin duda cuando se trata de expresiones artísticas y la diferencia de valor es abismal.

¿Qué se busca con la zancadilla, con las pintadas, con los insultos? ¿Qué se busca con la pintura negra en el mural? Por un lado el "re-autoafirmarse", el "reivindicarse" (quedar por encima como el aceite que se suele decir). Y por otro lado "minar la moral". 

En mi opinión, frente a lo primero poco se puede hacer, simplemente dejarlo estar y seguir caminando para no caer en esa trampa estúpida que no lleva a ningún lado y no cayendo también queda ridiculizado, con un papel testimonial, no les suma fuerzas a quien lo realiza sino que les resta apoyos cuando ven lo ruin de sus acciones. 

Por otro lado lo que sí está en nuestra mano es no rendirnos pues cada acto no es obstáculo para llegar a la meta sino más bien acicate para continuar, para sumar apoyos, para que queden en evidencia los diferentes caminos, las formas de hacer, para quien sepa apreciar lo justo y la belleza.

Los objetivos a machacar no son casuales, hace falta que quede en evidencia que no son casuales las acciones y no recaen sobre cualquiera, el objetivo es la mujer, ponerle el pie encima para que no levante cabeza y no pueda caminar hacia una igualdad real y efectiva. 

Creo que esta acción lo deja bien claro. Vosotr@s podéis decidir qué os inspira más, qué camino seguir, qué modelo adoptar, a qué causa apoyar, a quiénes aplaudir, a quiénes dar voz. Al final de ti también depende.




lunes, 7 de octubre de 2019

TMP Mi sitio de ocio (2)

Pues resulta que como iban a ser muchas entradas... ha cogido entidad propia y ha nacido un nuevo blog jejeje:

https://tmpmisitiodeocio.blogspot.com/


Ya sabéis, para seguirle la pista al local, directamente ir a ese blog mejor.


¡Espero que os guste!

sábado, 5 de octubre de 2019

TMP Mi sitio de ocio (1)

Hoy toca hablar un poco de TMP. Sin prisa ni demasiado porque seguro tiene que haber más entradas sobre este tema.

¿Qué pretende ser TMP Mi sitio de ocio?

TMP significa The Meeting Point, que traducido del inglés sería Punto de Encuentro. Fundamentalmente TMP Mi sitio de ocio pretende ser un lugar de encuentro.

Además, Mi sitio de ocio está pensado para que se sienta como propio, como un lugar amable que nos saque de la vorágine en la que nos han ido metiendo y que no nos da más opciones por no tener lugares donde poder soñar con otras realidades.

TMP Mi sitio de ocio quiere ofrecer una respuesta a la necesidad que tiene nuestra sociedad de proporcionar alternativas de ocio a nuestros jóvenes y adolescentes especialmente, ¿por qué a ell@s? Pues porque las personas mayores de edad aunque muchas veces no tengan más opción que ir a tomar café en un bar, al menos tienen esa opción para poder juntarse bajo techo para hablar y relacionarse.
Quienes no han cumplido los 18 años aún no tienen esa libertad y sus opciones de libertad muchas veces quedan relegadas a estar en el parque siempre y cuando haga buen tiempo.

Por supuesto quienes me conocen saben que está asentado sobre unos valores, sobre una trayectoria y con una fuerte carga de ir contra corriente por entender que o cambiamos el rumbo y hacemos cosas distintas o nos precipitaremos y afianzaremos cada vez más un mundo no deseado.

Muchas son las palabras que me vienen a la mente y espero ir desgranando los diferentes temas en próximas entradas pero para que puedan servirme de recordatorio y de una especie de "índice" o introducción, señalo por aquí esos puntos sin ánimo exhaustivo:

- Decrecimiento,
- economía social,
- aprendizajes,
- acción pública/privada,
- cooperación/competitividad,
- pantallas,
- individualismo / comunidad,
- trabajo en equipo,
- espacio,
- accesible,
- juegos de mesa,
- participación.

Empiezo a escribir esto porque TMP no se reduce sólo a un espacio físico, es mucho más que eso, es una oportunidad para nuestra sociedad y si no se afianza por no resultar sostenible tendré parte de culpa o responsabilidad pero lo que más sentiré será no haber sido capaz de hacer ver que lo que se pierde no es un negocio o una apuesta personal, eso es lo de menos, se perderá mucho más.





jueves, 19 de septiembre de 2019

¿Violencia?

¿Violencia de género? ¿Violencia machista? ¿La violencia no tiene género?

Se puede decir y escribir cualquier barbaridad y que haya quien piense que no lo es, bueno, pues yo en esa línea voy a escribir unas líneas motivada por los asesinatos machistas (que no muertes por violencia doméstica, porque las palabras importan y mucho). Además del reciente asesinato en el distrito de Ciudad Lineal... me recuerda la cadencia de noticias de asesinatos a la frecuencia con la que en los años 80 vuelta del cole escuchábamos noticias sobre algún atentado terrorista. Estaban a la orden del día.

¿Es posible que alguien pueda negar que hay unos hechos, unos porcentajes y unas formas que se vienen repitiendo y que recaen sobre las mujeres? ¿Es posible que alguien niegue que es brutal el número de asesinatos sufridos a manos de hombres? ¿Acaso es posible negar la evidencia? Claro que sí, es posible. Hay quien niega el holocausto y en estos días cunde la "postverdad", ése es el intento: hacer prevalecer un discurso sobre los hechos, o dicho de otra forma.... marear la perdiz para darle la vuelta a la tortilla.

Y sí, se trata de eso: de "darle la vuelta a la tortilla", de "hacer mentiras con las verdades" y al fin de liar al personal para que no se complique en luchar por lo justo, en darle alguna vuelta al coco y hallar la verdad ni se pueda plantear si es cómplice, si tiene algún tipo de responsabilidad en la situación actual, si tiene privilegios que mantiene de forma inconsciente y no lo son de forma gratuita sino que son a costa de la pérdida de derechos de otras personas.... Lo que viene siendo "mantener el status quo".

Valoro mucho la diplomacia, la necesidad de construir puentes y no destruirlos en pro de un diálogo, de un entendimiento, como vía para conseguir cambios, etc. pero más valoro la justicia y hay veces que puedes comprender, tratar de entender, "auto-explicarte", "ponerte en la piel" de alguien o algo y realmente creo que no todo es o blanco o negro, "ni los malos son tan malos ni los buenos son tan buenos", pero una cosa es matizar, entender, saber que las cosas suelen ser producto o consecuencia de múltiples factores y otra es negar los hechos, restarle importancia o mirar hacia otro lado.

La violencia efectivamente no siempre viene del mismo lado, ni siempre tiene el mismo género, ni edad, ni sexo, ni nacionalidad, etc. Y las víctimas no tienen siempre la misma raza, etnia, ideología, sexo, género, edad, nacionalidad, etc. Cierto. Yo no voy a negar que esto es así. Pero eso es compatible con posicionarse a favor o en contra del apartheid, del pueblo palestino, de l@s refugiad@s, del terrorismo... Compatible con posicionarse del lado de opresores/as u oprimidos/as.
Si la excusa para no hacerlo es la típica... ¿y por qué no se hace lo mismo con... X? Buff, de verdad, agota.

Venga... va... agota pero igual hay que contestar a esa pregunta: pues sí, debiera hacerse lo mismo con X, con Y, con Z y con cualquier causa que así lo merezca pero como la vida funciona por medio de prioridades, que son las que hacen que dediquemos el tiempo a una cosa y no a otra, que prefiramos estar con una determinada persona y no con otra... pues la gente ha de priorizar y focalizar sus esfuerzos sin que ello sea incompatible con que dedique también esfuerzos al resto de causas justas. Porque resulta irrisorio que para algunos temas se reclame movimientos en otros asuntos y cuando se consigue distraer la atención y hacer que la gente tire la toalla o deje en el olvido alguna de las causas ya de repente no tenga ninguna la importancia ni relevancia reclamada. Además es tan fuerte ese argumento como el reclamar a un/a estudiante algo así como... "o le dedicas el mismo esfuerzo, tiempo y sacas las mismas notas en todo o mejor no estudies nada!" (reconocer que aprender es bueno pero no centrarse en ninguna asignatura porque el resto también debieran tener su tiempo y espacio, y digo yo... por alguna habrá que empezar, ¿no?).

En fin... que digo yo... hasta aquí lo que debiera reflejarse en la política: responsabilidad, ejemplaridad, altura de miras, seriedad, corrección, etc.

Ésa es mi postura política y suelo comportarme en mi vida diaria fiel a esos criterios pero sigo diciendo que la justicia es algo esencial para mí y yo que no sé mucho de historia ni de violencia ni prácticamente de nada... lo que sí puedo es imaginar y preguntarme cosillas que pueden nacer del corazón, pueden ser reacciones viscerales o puede que tengan cierta razón de ser si echásemos mano de la historia, de la antropología, de la psicología y no sé a qué más habría que echar mano para saber cuán lejos o cerca está mi imaginación de posibles escenarios reales.

Ahora... con el permiso (o sin él) de los hombres (y de las mujeres) que puedan sentirse ofendid@s, agredid@s, indignad@s (o lo que les salga en gana) y crean que esto lo que hace es incitar al odio, a la violencia, construir muros en vez de puentes y todos los males que se os puedan ocurrir... pues voy a "vomitar" todo lo que me salga del... intentando no perder las formas porque tampoco es mi estilo, la verdad.

¿Cómo leches me debo sentir tras leer que un padre ha estado violando a su hija durante cuatro años?
¿Cómo se supone que debemos reaccionar cuando escuchamos que al día se producen 4 violaciones diarias?
¿Qué se debe hacer si el violar conjuntamente se pone de moda?
¿Cómo nos debemos sentir al enterarnos de que nos han estado grabando nuestro escote o partes íntimas en el metro o autobús?
¿Debemos (sólo) seguir alzando la voz en twitter sólo para impresionar con el "me too"?
¿Tenemos que seguir educando en el miedo a quedarse embarazada y no en concienciar sobre la responsabilidad de ser padre?
¿Acaso es normal que tenga que haber manifestaciones para gritar algo como "sola, borracha, quiero llegar a casa!"?
¿Es exagerado todo esto?
¿Quién leches pretende hacernos creer que exageramos?
¿Por qué se comparten "chistes" en los que se tratan de ridiculizar estos temas llevándolos a lo absurdo? ¿Son inofensivos?
¿Realmente es inofensivo el silencio? ¿Es inofensiva la complicidad al compartir un vídeo íntimo sin consentimiento? ¿Son inofensivos los comentarios machistas? ¿Es inofensiva la educación "tradicional" que se sigue dando a nuestra infancia, adolescencia, juventud? ¿Son inofensivos los uniformes de faldas cortitas? ¿Son inofensivos los piropos que están "fuera de lugar"? ¿Son inofensivos los colores que etiquetan a los bebés? ¿No tiene relevancia la falda y pantalón en los uniformes?
¿No tiene nada que ver con todo esto la desigualdad salarial? ¿No tiene nada que ver tampoco que la sociedad gire en torno al dinero? ¿Tampoco tiene nada que ver la invisibilidad de los cuidados?

Preguntándome, ya véis. Os dejo las respuestas a vosotr@s o a los comentarios.

Ahora paso a imaginar pero no dejo de preguntarme y....

"El fin no justifica los medios pero hay fines que requieren determinados medios", realmente eso creo que Maquiavelo quería decir y creo que es así. Me explico, a lo largo de la historia, a poca que sepamos como es mi caso... sabemos que ha habido guerras y luchas violentas a las que se ha llegado tras acontecimientos, causas, por diferentes objetivos, por el momento histórico, etc. etc. Y entonces me pregunto... ¿no será que esto requiere de cierta violencia para conseguir cierta justicia social? No digo paz, porque como Luther King en su carta desde la cárcel contestaba (y tiro de memoria, por lo que perfectamente me puedo equivocar pero el fondo no varía...) pues la paz se consigue también cuando no se reacciona ante la opresión, basta callar hasta cuando te estén matando para que todo parezca que está en paz pero hay que responder si hace falta con los mismos medios si lo que se pretende es lograr justicia social ¿o no? Esto está reconocido, a escala individual, en el código penal como legítima defensa (hasta donde yo sé).

Entonces, imagino un colectivo de mujeres que desde la clandestinidad, sin eludir responsabilidades en caso de ser juzgadas pero quizás con cierto respaldo social... ¿o no? se tomase la justicia por su mano. Para esto precisamente está el Derecho (con mayúsculas), entre otras cosas, para que la gente no actúe con ánimo vengativo sino que sea la sociedad la que por el bien común y en pro de una mejor sociedad actúe de una forma más "humana", más "avanzada" e imponga penas que sirvan para la "reinserción en la sociedad". Algo que sirve de "excusa" para que algunos delitos se queden sin condena por haber prescrito. ¿Y si pasamos del Derecho por esta vez? Al final sabemos que no es lo mismo que algo sea ajustado a Derecho como que algo sea Justo. Peligroso lo que estoy diciendo, sí, peligroso, pero... ¿peligroso para quién? ¿más o menos peligroso que no decir o hacer nada?

Pues sigamos imaginando y avanzando en el peligro. ¿Qué tal si el miedo cambiara de bando? No resulta difícil imaginar un grupito que con algún utensilio bien cortante fuera reaccionando a los asesinatos, a las palizas, a los ojos morados, a l@s niñ@s traumatizad@s y a tantos hechos diarios que bien merecieran andar cortando cierto miembro de ciertas personas sin ningún tipo de anestesia ¿o no?

No hablo ya de la castración química aplicada en otros países para los violadores que más allá de cómo quiera ser de "avanzada" una sociedad, responden a una naturaleza que no entiende de "reinserción". Hablo de responder como los hombres han respondido en la historia, pues total... la violencia no tiene género. De repente, casualmente, el colectivo de mujeres está hasta el .... y harto de cómo la sociedad reacciona, de las memeces de algunos partidos, de los anuncios vejatorios para la dignidad de algunas personas y harto de la falta de cambios reales... decide no hacer lo mismo que hasta aquí ha hecho (ya lo decía Einstein) y cortar la parte más animal de algunos hombres para ver si así resulta que acaban siendo personas, no ya ellos sino el resto y generaciones futuras.

Y tras esto... cualquier mujer sabrá que no tengo dudas de que si llegase a ser muy leída esta entrada, sería objeto de burlas, de ataques hacia mi persona, cuestionamientos sobre mi sexualidad, insultos, etiquetas, comentarios con mala idea sobre mi aspecto físico, mi forma de vestir, mis relaciones, mi trabajo... ¿o me equivoco?



martes, 10 de septiembre de 2019

UNIDAS PODEMOS: A 2 BANDAS

Hace días escuché alguna declaración de Carmen Calvo y desde entonces tengo esta entrada pendiente:

Más allá de cargos o programas... venía a hablar de una actitud y un futuro previsible y a mí me sonaba a pasado y a experiencia, por lo que me agarro a ello para entender qué es lo que realmente pasa para tener o no acuerdo, investidura, nuevas elecciones...

En el fondo lo que venía a decir era que no podían pactar con una formación que buscaba competencias relevantes para estar en el gobierno y que a la vez quisiera ejercer una oposición interna/externa manifiesta.

Con estar en el gobierno cualquiera puede entender que de alguna manera se trata de co-habitar en el gobierno, co-operar, co-laborar, com-partir, para trabajar en pro de un gobierno con un programa ya fuera o no completamente compartido, con unos "socios" con los que trabajar en equipo y hacerse co-rresponsables de las decisiones tomadas, del rumbo elegido, de las medidas adoptadas, dando los pasos necesarios en pro de un objetivo común, en busca del interés general... ¿Cómo decirlo? Va en un "pack", si quieres una parte de responsabilidad para hacer lo que puedas y para ello necesitas apoyar a la formación que también te necesita para hacer lo que pueda también... Siempre que se compartan las bases, las líneas generales... todo no va a ser a gusto de ninguna de las formaciones y menos cuando se habla de gobernar un país por mucho que se pueda plasmar en unos puntos del programa (no digo que sean "sugerencias" pero tampoco es ley).

Si formo parte de un equipo en el cual se toman las decisiones de manera conjunta o al menos se asumen las decisiones de forma conjunta porque haya autonomía, confianza, mecanismos que hagan que fluya la comunicación, que permitan que las decisiones no sean tomadas de forma unilateral, etc. Pues o no formo parte de ese equipo por la inexistencia de esos mecanismos / por la falta de compartir los objetivos, o asumo que no voy a estar a gusto con el ejercicio de competencias que no estén directamente en mi mano. Entiendo que puedes trabajar para que se mejoren esos mecanismos, puedes mantenerte al margen en la medida en que aceptas cierta diferenciación y aceptas la incapacidad que tienes para, aún estando dentro, alterar las decisiones tomadas o puedes salir y ocupar otra posición que ya no es la de gobierno y que sin embargo debiera ser igualmente co-rresponsable (por muy entendible que sea, no debiéramos dar por hecho que los partidos actúan siempre con un interés partidista más allá de por el interés general).

Lo que no puedes, o mejor dicho, sí puedes pero no se puede consentir y es lo que, a mi modo de entender, está haciendo el PSOE (no consentir), es jugar a dos bandas (o más).

El PSOE no puede permitirse el lujo de experimentar el proceso vivido con el gobierno de Ahora Madrid, no sé si porque ya han tenido la experiencia, porque han aprendido de verlo en casa ajena o por qué pero me parece que están muy acertados a la hora de no dar cabida a una formación que en vez de integrarse en la formación de un equipo vaya a actuar como un lobbie interno, como un grupo de presión interno con unos intereses legítimos, con unos objetivos loables pero con unas prácticas dañinas para la buena marcha de un gobierno cuando se expresa que se quiere ejercer a la vez una oposición interna, "poner palos en las ruedas" podríamos decir.

En Ahora Madrid la confluencia fue frágil pero sí se daba la conjunción de un interés común, en este caso ganar las elecciones, que luego se fraccionó en diferentes objetivos que no tenían por qué ser incompatibles pero sí que hubieran necesitado de una priorización con criterios de viabilidad, plazos, etc. No me cuesta imaginar un interés común para sacar adelante la investidura con los votos de Unidas Podemos sumados a los del PSOE pero sí me cuesta pensar en la posibilidad de un acuerdo que sirva de punto de apoyo firme y como referencia a la que acudir en el transcurso de la legislatura porque si no se comparten las formas, si el camino no es lo importante, si no hay un horizonte común que pese más que los puntos de un programa sobre un papel irreal / el alcance de cuotas de poder / la diferenciación partidista / una supuesta pureza... no habrá camino, ni marcado ni sin marcar. Tan sólo la necesidad de volver a plantear alguno posible.

Y a esto quería enlazar otra reflexión sobre la incoherencia entre reclamar democracia, consenso, otras formas, nueva política, superar el bipartidismo, la dictadura de las mayorías... y la falta de práctica, de llevarlo a la realidad, de hacer camino al andar y en definitiva la falta de correlación entre lo que se hace y lo que se dice. Pero esto ya que quede para la próxima entrada.

domingo, 28 de julio de 2019

SI HAY ELECCIONES OTRA VEZ... ¿UNIDAS PODEMOS?

Me daría vergüenza votar a Unidas Podemos si en noviembre nos encontramos de nuevo con elecciones generales. No quiere decir esto que haya sido la opción que elegí en las últimas elecciones, sólo digo que para mí ya no sería una posibilidad. Queda descartado sin duda.

No sé qué camino le queda por recorrer al partido de Podemos, no descarto que pueda sumarme a él si las circunstancias propician esa suma pero hoy por hoy algo tengo claro: me da igual de quién haya sido la culpa, me da igual si el PSOE acaba consiguiendo la abstención del PP, pactando con Ciudadanos, o lo que sea necesario y no seré yo la que diga entonces lo que se oirá de... "Pedro Sánchez es tan ambicioso que le vale todo". No.

Lo que no vale es una repetición de elecciones a no ser que surja un nuevo partido populista o no, con los recursos necesarios para lanzarse a esa carrera de una forma muy precipitada y mediática. Porque básicamente será la ausencia de "pasta" la que hará que alguna opción por ahí que sí pudiera merecer una buena entrada en el Congreso, no esté en condiciones de conseguirla. Estaría bien y no pienso ni en Gaspar Llamazares ni en Errejón.

¿Cuál ha sido la opción elegida en las pasadas investiduras? Realmente no lo sé pero dudo mucho que el resultado obtenido haya sido el buscado y es más, si ha sido el buscado... es para hacérselo mirar.
Sin gobierno y el país sigue funcionando dice la gente... y es cierto, es una de las ventajas de tener una administración que no dependa de ello... con unos límites y eso sí que puede que nos afecte. Estaría bien que se explicitase el coste, las ventajas, los inconvenientes, las cuestiones que quedan paradas, las posibles consecuencias... tanto de tener un gobierno "sólido" como de no tenerlo o que fuera muy "líquido".

A ver... creo que la mayoría de la gente, la gente de a pie, no se etiquetaría ni "rojo" ni "azul" ni de izquierdas ni de derechas con todas sus consecuencias, hasta el último extremo y de acuerdo en todos los puntos del programa de su partido elegido (sí que hay gente que se declara "de izquierdas" o "de derechas" pero... ¿cuántas personas bajo una de esas etiquetas coincidirían totalmente en 100 puntos programáticos?). Pocas personas creo que lo harían y sinceramente, no creo que sean los modelos a elegir o hacia donde debamos tender. Creo más bien que hay unos principios, unas simpatías, unas formas de hacer, unas bases, una historia... que hacen que la gente se decante más por una opción que por otra pero que es capaz de entender la pluralidad interna, la falta de homogeneidad, la necesidad de adaptarse en pro de acuerdos, y que es capaz de entender el ejercicio de la responsabilidad como un sacrificio continuo que incluye el saber que no se está sólo y que la democracia también acarrea el que no se vaya a hacer la voluntad del partido que gane sin más. Todo depende de las PRIORIDADES.

Algunos ejemplos que ilustren un poco lo que quiero decir, esto es, la necesidad de aterrizar:
- Juan trabaja, aunque no sea en su trabajo soñado pero necesita el dinero para vivir y eso no quita que vaya a seguir buscando ese trabajo que le satisfaga más.
- María se va de viaje, una escapada que se puede permitir con algun@s amig@s. No va exactamente al sitio que le hubiera gustado pero al menos va y lo hace con l@s amig@s que hace tiempo no ve.
- Soto comparte piso y la convivencia es dura pero valora el haber logrado cierta independencia.
- Li tiene clara su vocación pero no encuentra la formación apropiada, elige lo que cree que puede acercarse más y va cursando lo que toca como un paso al que seguirá otro.
- Votante medi@, indecis@, cerca de la abstención.... no encuentra el partido o la opción que le encaje bien, ya sea por sus líderes, por sus formas, por su programa, por su expediente judicial o por x pero acaba votando porque entiende que si no puede elegir la mejor opción... al menos intentará elegir la que le parezca menos mala, porque en sus manos no está que con la abstención de repente todo pueda dar un giro de tuerca y cambiar el sistema de elección y de gobernanza del país.

¿Qué hace pensar que el mantenerse en unos determinados postulados, sin llegar a obtener no ya el máximo de los mismos, sino ni un mínimo, es ser fiel a los objetivos de quienes votaron?

¿Cuáles son las prioridades? ¿Qué precio creen que estamos dispuest@s a pagar por esas prioridades? ¿Cuáles son los mínimos? ¿Son mínimos compartidos? ¿Cuál es la línea roja? ¿Es compartida? ¿Es mejor hacer camino al andar, o no echar a andar si no es el camino elegido? ¿Gobernando... se hace camino al andar o eligiendo el camino ya se consigue la meta? ¿Gobernando.... puedes realmente controlar el camino o toca tener un norte y no cesar en el empeño?

lunes, 17 de junio de 2019

¿Perder o ganar? DEPENDE

Tras las elecciones municipales del pasado 26 de mayo, hoy se han constituido los ayuntamientos con sus respectivas alcaldías.

Creo que hemos sido unas cuantas las personas que en la ciudad de Madrid nos alejamos hace meses de Más Madrid (toda vez que ya no hablábamos de Ahora Madrid... estábamos ya con un pie fuera...) y que tampoco encontramos una opción mejor con Madrid en Pie. De nuevo, muchas personas no encontramos entonces nuestro espacio para participar activamente en la política institucional (por supuesto seguimos pudiendo estar activ@s en luchas varias, incluida una indispensable hoy en día, el feminismo). Hablaré por mí:

Para mí, que sigo optando por no moverme bajo los supuestos términos de "izquierdas y derechas"... (decir esto aún resulta muy arriesgado según en qué círculos...), pues obviando ese juego de bloques que, como hemos visto, sí que sirve y opera para marcar y entender en líneas generales las negociaciones y pactos... Para mí, esa dicotomía de "izquierdas y derechas", se me antoja interesada desde muchos puntos de vista y para much@s actores, pero sobre todo me resulta demasiado simplista y reduccionista, es por ello que no puedo sentirme de un equipo dentro de la gama de los "rojos" ni de los "equipos azules (naranja para daltónic@s, no?)". Siendo esto así, tampoco tengo la sensación que supongo sería similar a la de un hincha de un equipo de fútbol cuando su equipo pierde o gana.

Manuela Carmena no revalida la alcaldía, eso es cierto, pero no podríamos decir que "Más Madrid no continúa otros 4 años", porque Más Madrid dista bastante de lo que fue Ahora Madrid, así que para aquell@s que penséis que hubiera merecido la pena continuar 4 años, que sí que hemos podido percibir cambios gracias a lo realizado en la legislatura pasada y que hubiera estado bien contar con otros 4 años... no sufráis, aún ganando esto no hubiera podido ser así. Y no hubiera podido ser porque internamente la evolución sufrida ha generado cambios importantes en cuanto a su composición interna, intereses, objetivos, estructura, retos, etc.

¿Oportunidad perdida? ¿Para qué? ¿En cuanto a los 4 años pasados o respecto a los 4 años futuros?
Todo depende de cómo se mire.

Tanto que decir... que resulta difícil elegir dónde poner el foco.

- Por un lado, antes de mezclar temas, continuaré más o menos con lo escrito hasta aquí, aunque sea dando saltos para intentar abreviar:
                 
                    * El primer salto al que quiero llevaros es a la asamblea de Ganemos en "La Tabacalera" antes de las elecciones municipales. Desde dinamización se plantearon 4 grupos (según recuerdo), en función de los 4 escenarios posibles (las combinaciones, que a futuro podrían darse, entre ir bien o mal en el plano institucional e interno).
                      Recuerdo que me tocó en el escenario bien-bien y allí alguna voz hablaba de la posibilidad de obtener unos resultados suficientes como para gobernar y también recuerdo incredulidad que esa posibilidad suscitaba en otras personas. El caso es que más allá de aquellas "quinielas" al escenario de ir bien en lo institucional y bien en lo interno, no le bastaba e incluso no requería de gobernar, sino que en esencia se concretaba en tener un buen resultado y sobre todo de mantener las formas y la construcción de estructuras horizontales "a pesar" de un buen número de concejalías, es decir, se basaba en que existiera coherencia.

                     * Saltamos ahora hasta la primera mesa coordinadora ("órgano director") de Ahora Madrid, tras las elecciones y con la presencia ya de la alcaldesa. Por lo visto cuentan que Manuela Carmena, en línea con su marca personal, no vio muchas expectativas de no perder el tiempo en una mesa donde se juntaban concejalías y personas elegidas por parte de Ganemos y por parte de Podemos en principio a partes iguales. Así pues decidió no volver y el resto de la mesa achacó a esto, en gran parte su falta de funcionalidad. Ahí lo dejo. Sólo decir que... ¿desde cuándo una persona había supuesto un obstáculo para buscar las mejores formas de funcionar? En Ganemos a esas alturas una persona no bastaba para cesar en esa búsqueda, ahora bien, si a la otra mitad de la mesa le parece rentable sumarse a esa postura por no consolidar una candidatura que le pudiera hacer sombra... las cosas se complican.

                      * Otro salto más, Ahora Madrid se ha intentado construir desde las bases y desde posiciones intermedias de una forma más o menos clara y con voces más o menos directas hacia dicho objetivo, pero igualmente existían fuerzas o inercias que estaban al otro lado de la cuerda y que finalmente lograron su objetivo (no sin la ayuda en momentos clave de quienes supuestamente abanderan una construcción menos jerárquica). Ahora Madrid se divide en Más Madrid y Madrid en Pie. En esa división, no sin algo de "dolor" por todas las partes, la mayoría elige una u otra candidatura en base a no querer estar con personas que integran la otra, básicamente, pero también en base a supuestas posibilidades a futuro, por lealtad con el colectivo al que se pertenece, por simpatías, por ganas de poner los esfuerzos en una u otra... En mi caso todas esas razones no bastaron para no creer que realmente ninguna cumplía unos mínimos. 

                        * El último salto, con el que quiero cerrar lo que empecé, dirigiéndome a aquellas personas que no hayan estado convencidas de su "equipo" y que sigan creyendo en eso del 99% de l@s de abajo frente a l@s de arriba (más allá de derechas e izquierdas). El último salto no es sino el inicio del camino que toca, es decir, toca volver a esas formas, a esa horizontalidad, a esa búsqueda de confluencia, etc. No sin tener bien presentes las lecciones aprendidas. A esto sí me apunto.

Un poco más y ya os dejo...

- Y es que, no puedo dejar de volcar lo que me ha motivado a empezar a escribir esta entrada hoy. Aunque sea brevemente y no pueda o no quiera extenderme lo necesario para hilar bien la idea con lo dicho hasta aquí, no puedo dejar de quejarme (porque al final lo que quiero es quejarme, básicamente...) ¿de qué? Pues de la falta de seriedad y por citar así de forma rápida ahí van algunos ejemplos: 

                    * "Quienes buscaban cambios reales ahora sólo buscan sillones" (ejemplo de declaración de cualquier polític@ con respecto al partido de turno y que se puede aplicar en estos días a cualquier partido).
                       Pues claro. ¡Venga, por favor!, no soltemos esto con tanta ligereza porque es de lo más normal buscar los sillones aún teniendo altos ideales, claros los cambios deseados o negociados los puntos del "programa base" (entrecomillo y adjetivo porque esto del programa merecería otra entrada).   ¿Por qué iba a ser normal? Pues por los recursos que supone, porque ya saben lo que se puede hacer desde fuera, desde la oposición, porque lo mejor para llevar a cabo algo es mojarse un@ mism@, etc.

                    * Parece que los medios de comunicación tratan a l@s polític@s como si fueran estrellas o famos@s de la prensa amarilla, buscando y ensalzando lo que produzca "agitación", sin ir más allá. A su vez hay quienes juegan en esos términos y no sólo eso, sino que hay quienes creen que para estar en política hace falta "dar la nota", meterse en esa rueda y por lo tanto dar un buen espectáculo para que haya declaraciones que sacar al día siguiente, que sean comentadas y así estar en boca de tod@s. Y mientras, la gente asqueada de la "política" justamente por esta razón, porque parece que se reduce al culebrón de turno, más que "culebrón" diría al partido de tenis a 2, 3, 4 o 5 bandas.
                       ¿Cuándo va a tocar que lo serio se ponga de moda? ¿Para cuándo queda hablar en profundidad, de forma pausada y sobre temas y no personas o colores? ¡Ya va siendo hora!

Larguito y "pelma" pero es que a veces lo serio necesita de muchas palabras (aún queriendo ser lo más breve posible).

domingo, 19 de mayo de 2019

Municipales en Madrid 2019

Hace ya que me tocaba escribir y al ponerme a hacerlo tengo, aparentemente, tres opciones:

- Continuar con "Radicalistas",
- Hilar algo de evolución personal con decisiones y terminar hablando de TMP Mi sitio de ocio,
- Escribir sobre las elecciones, Más Madrid, Madrid en Pie...

Opto por la última pero en realidad las 3 están estrechamente ligadas para mí.

Para empezar, decir que a estas alturas la entrada que escribí ya ha tenido sus respuestas, por aquel entonces no daba por perdido el obtener respuestas más acordes con lo esperado, pero finalmente y a pesar de los granitos de arena que se hayan podido poner... pues han sido digamos... "las previsibles".

Así pues... ¿cuál será el resultado electoral dentro de una semana? ¿habrá un cambio de gobierno en la Comunidad de Madrid? ¿revalidará el Ayuntamiento Manuela Carmena? Pues en poco más de una semana ya lo sabremos. Para quien esté en campaña no es poco tiempo y no es una cuestión baladí pero para mí hace tiempo que creo que eso no es lo esencial en esta ocasión. Una vez que ni Más Madrid ni Madrid en Pie responden a mis expectativas... para mí la verdadera tarea no es votar a quien se tercie el día 26, la verdadera tarea es que una vez pasada la página cortoplacista de las elecciones... se retome el trabajo de forjar cambios estructurales, que sean consecuencia de unas formas de actuación distintas, pues la nueva política no nace sin más, sino que es una fuerza que aún está naciendo y mientras arrastra inercias, personas y organizaciones que siguen siendo tan "viejas" y decepcionantes, como mayoritarias.

¿Entonces? Pues de nuevo muchas personas nos encontramos sin un partido que nos ilusione, de nuevo la maquinaria actual expulsa los intentos de introducir esos cambios en el funcionamiento interno para que luego los cambios producidos hacia fuera sean realmente expresiones de una democracia más arraigada (ya superado el escalón de las elecciones). Creo que dicho esto toca trasladaros la imagen de la escalera de la participación, que me sirve para tratar de trazar una escalera en su versión de "participación política". Intentaré hacer ahora algo que sirva de borrador, pero sobre todo, la pregunta sería... ¿Cómo seguir subiendo escalones? Seguro que en próximas entradas me puedo centrar en esto (que es lo que importa).





sábado, 27 de octubre de 2018

RADICALISTAS V

Esta tarde pensaba ir a la manifestación "Si nos movemos, lo cambiamos todo". Sí me parece necesaria y motivadora pero... aún así no voy. A cambio escribiré un poco por aquí... más cómodo pero quizás, sólo quizás, con el mismo nivel de impacto.

Pues no voy porque hoy más que reclamar creo que hace falta bastante autocrítica. Será quizás sólo hoy... (mentira, llevo un tiempo ya con ello en la cabeza)  pienso en si el problema no será que ese "que no, que nos representan".... no será que "sí, que sí nos representan"?

Antes de reclamar al resto hay que reclamarse a un@ mism@. Ya sé que se me pueden ir poniendo muchas pegas a medida que se va leyendo esto pero... allá cada cual, que cada un@ lo entienda como quiera entenderlo.

Tengo la sensación de que como sociedad estamos en un círculo vicioso que gira a una gran velocidad y que cada vez más está envolviéndolo todo, siendo muy difícil que quienes formamos parte de la rueda, aunque sea de forma periférica, podamos hacer mucho más que incidir en él de forma simbólica. Para pasar del círculo vicioso al círculo virtuoso algo externo ha de suceder, algún factor que hoy en día no está entrando en juego o esos intentos han de ser mucho más sólidos. Quiero decir que, en mi opinión, no basta con uniones temporales; no basta con uniones temporales, circunstanciales; no basta con tener intereses comunes; ya no basta con eso.

Parece claro que las religiones no están pasando por un momento álgido. Normal pero... junto con los aspectos negativos por los que se les pasa ahora factura... entiendo que también se han perdido los aspectos positivos y no veo algo que esté sirviendo de alternativa, algo que lo cubra. ¡Qué cosas digo! ¡A quién se le ocurre! pues sí, a mí. Será porque la educación, cristiana en mi caso, me facilitó en su día un entorno en el cual pude desarrollar habilidades sociales como hablar en público, empatizar, debatir, escuchar... hablar cuestiones que pudiéramos entender como filosóficas o plantearme dilemas éticos. Estará muy mal que lo diga y más que lo ponga por escrito, pero sin embargo es algo que valoro y que si bien hay algunas vías que inciden en todo ello... ni llegan a tod@s ni por supuesto ninguna es infalible (ni cualquier grupo religioso, ni curso, ni asignatura lo cubre sí o sí y es algo en constante evolución).

¿Qué quiero decir con todo esto? Pues supongo que ya alguna vez lo cité en alguna entrada y sigo pensando lo mismo: la mayor crisis que tenemos es la crisis de valores. ¿Dónde está la ética? Apurando un poco más... en este círculo vicioso en el que vivimos: el dinero, usando la precariedad, la ambición, la vanidad, el miedo, etc. se ha acostumbrado a conseguir que la ética agache la cabeza.

Ahí quería llegar.

Ya no basta con salir a la calle, no basta con reclamar, no basta con echar la culpa, no basta con ser un grupo loable, no basta con apuntar a ver las cosas desde otra perspectiva, etc. No basta. Ahora ya hay que hacer todo lo anterior pero además se requiere de una fuerte coherencia, unión y ética en el día a día.

Hace falta que l@s radicalistas sean protagonistas, caminen unid@s y con paso firme y por respeto el resto debe echarse a un lado, sin querer manejar según unos intereses propios, sin querer hacer valer sus fines concretos, sin reclamar que se den saltos donde cualquier pasito sería bienvenido.

Hacen falta personas creíbles, confiables, coherentes, que actúen conforme a una ética compartida. Personas que no "miren la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio". Cuando desde los movimientos se reniega de la figura del líder, hacen falta liderazgos fuertes, compartidos y hace falta que la sociedad en general deje de ser tan irresponsable, tan demagoga, tan infantil quizás.

Aún teniendo aseguradas unas condiciones mínimas, para actuar conforme a una ética hace falta tener valentía y en estos tiempos, cuando no se tienen ni esas condiciones aseguradas... la valentía queda relegada a veces a imprudentes. 

Pues ahí es donde creo que estamos. La verdad... estoy por ponerme más a esto de profundizar en "radicalistas" o por dejar que el tiempo cure heridas, nos sorprenda o incluso largarme a otro país jeje.

viernes, 21 de septiembre de 2018

Monólogo sobre Ahora Madrid

Intentaré que tenga algo de "humor" aunque sea del que escuece.

Para empezar no sabía si titularlo Monólogo sobre Ahora Madrid o Monólogo sobre Manuela Carmena. Esto ya dice mucho. Y resulta curioso ver cómo acaba siendo así a pesar de la voluntad que creo latente.

Monólogo aunque en realidad lo que quisiera sería tener un diálogo fluido pero es obligado por no tener el espacio ni ser esta entrada la forma de poder preguntar y obtener respuestas, así que será un "yo me lo guiso yo me lo como".

Las (personas) madrileñas estamos asistiendo estos días al anuncio de su voluntad para volver a encabezar una lista en lo que sería la candidatura "de un ayuntamiento del cambio". Y lo que nos llega es que esa lista tendría que ser el reflejo de una plataforma ciudadana impulsada por la gente. Algo así.

Empiezo con mis preguntas y mis respuestas pues:

¿Realmente cree que va a ser la gente la que tenga la capacidad de unirse e impulsar esa plataforma al margen de las fuerzas de los colectivos y partidos ya implicados? Me gusta mucho la primera parte y lo creo posible, pero creer que la segunda no existe... simplemente no va a hacer que no exista.

Entiendo que quiere una lista que permita tener un equipo de trabajo en el cual las personas asuman su responsabilidad individual y tengan capacidad de actuación bajo criterios que no sean los impuestos por un grupo determinado de poder o partido político pero... ¿no se puede lograr esto sin tener que recurrir a nombrar a dedo a esas personas? Creo que sí se puede y si no se hace... ¿qué clase de ayuntamiento del cambio será? El que avance en cuestiones programáticas, pero no se avanzará en democracia real.

La idea de que sean las personas independientes, las que merezcan confianza, las que tengan experiencia, etc., las que sean elegidas y no las que hayan aupado los partidos por ser proclives a ser manejadas como títeres... es buena pero... ¿qué le hace pensar que aquellas que han sido "fieles" no son igual de títeres que aquellas que le han puesto más de un palo en las ruedas? ¿Prefiere asumir la carga de gente que le baile el agua y tire por su cuenta sin demasiada ambición más allá de la ambición personal? ¿o es que cree que es capaz de marcar las líneas de actuación en todas las materias y en todo momento? Nadie quiere, y la gente común entiende que para hacer cosas necesitas un equipo que no sea el primero que te cause problemas, es lógico dejar fuera a quienes no merezcan ni esa confianza ni hayan sabido responder a unos mínimos pero de ahí a dejar que repitan, sin ser elegidas, aquellas personas cuya prioridad es su interés personal...

Intento volver al humor... y me pregunto... ¿no hay tantos puestos de asesores como para no perder a esas personas que han hecho de fieles escuderos en esta aventura quijotesca? ¿No podrían ir de uno en uno a hacerse un "polideluxe" para saber si anteponen sus intereses personales a los de la ciudadanía?

No lo creo... pero... ¿es por la edad que ya nos dice a las madrileñas.. "son lentejas, si las quieres bien y si no las dejas"? ¿Y por eso nos tenemos que tragar a quienes no se hayan movido para salir en la foto o a quienes quieran imponerle o quiera Vd. misma imponernos? ¡Vaya!, ¡qué mal suena, ¿no?!

Me gusta la idea de esa plataforma, incluso más si la fórmula es la agrupación de electores, pero... ¿quién la va a impulsar? ¿Con qué recursos? ¿Dónde va a ir el dinero no gastado y que las vocalías vecinales hemos aportado en pro del proyecto inicial que era Ahora Madrid? ¿La respuesta será un... "pídele cuentas al rey"? Vaya pedazo duda.

Creo que en esa plataforma, en su idea original, cabría la opción de que se presentase alguien totalmente desconocido, ajeno a la actividad de los partidos y que por ser digno de confianza, ser una persona honesta y haber demostrado capacidad pudiera ser elegido. Sobre el papel y en la imaginación me cuadra con lo expresado pero... ¿Cómo se va a traducir eso en la realidad? ¿Realmente quienes vayan a impulsar esa plataforma darán cabida a esa gente? ¿Dónde podrá esa gente ganarse esa confianza? Tendrán que ser muy ilustres o sonados.... no valdrá cualquier hija de vecino.

Se elige la gente y... ¿ya está? ¿qué va a impedir que haya quienes respondan a los intereses partidarios aún no siendo coincidentes con los de la candidatura? Que sean tod@s de mi círculo cercano o que me hayan dado a entender que hacen lo que deben (aunque luego se dediquen a otra cosa a mis espaldas).

Así que... ¿votamos y nos olvidamos? ¿Así se amplía el ejercicio de la democracia? No, para eso están los foros, la calle y las reuniones entre representantes.

Ya sé que un gobierno ejerce como tal para toda la ciudadanía pero.... ¿no sería dar un paso el tener unos espacios donde se articule la participación y se intercambie información con aquellas personas especialmente motivadas con la candidatura? ¿Acaso aspiramos a aupar a sus elegid@s o a l@s elegid@s y puestos a dedo por otros actores y luego desentendernos? Más aún... ¿se recogerían firmas para una agrupación de electores por parte de personas voluntarias sólo por creer que es Vd. mejor persona que el resto de candidat@s? Eso espero (vuelvo al humor).

Ahora Madrid ya no es válido para renovar. Eso lo entiendo. Ganemos ya no es lo que era. Vd. no es de Podemos pero ya sabe que la mayoría de las personas están en uno u otro partido o colectivo... pero.... la idea que la sedujo... aquella de búsqueda del consenso, de una lista de independientes, de un programa participado, una unión nueva que plantase unas formas nuevas, una ilusión, un horizonte más amable y sostenible, poner a la persona en el centro de la vida y no las finanzas, ser la ciudad de los cuidados... esa idea sigue vigente para muchas personas, personas que en su día pusieron sus esfuerzos y contribuyeron a que todos esos factores fueran los ingredientes y las señas de identidad de Ahora Madrid, personas que ahora muchas al no haber encontrado el espacio adecuado para seguir aportando se han desencantado, desvinculado... otras siguen contribuyendo teniendo esas líneas como principios rectores y otras han cambiado de bando o se han tenido que mostrar más claramente y ya no tienen unos intereses coincidentes. Ante esto... ¿la solución es confiar en el gobierno de un@s poc@s? Yo antes... cuando tenía 10 años o así.... creía que sí, pero lástima que con la edad creo que aunque es algo necesario no es suficiente y que para darse la condición de que haya personas merecedoras de estar en el equipo de gobierno debe existir también la sociedad que merezca esas personas.

Quizás todo se reduce a eso. Que a pesar de sus deseos, lo que hace no traduce en realidad sus deseos ni guarda una coherencia realista, pero puede que tan sólo sea porque poder articular todo esto de una mejor forma excede de la altura a la que estamos como sociedad o quizás simplemente no hemos sabido mostrar que una idea genial pero individual no tiene tanto valor democrático como una idea  que ha surgido del diálogo entre un grupo de gente o quizás es cosa mía el pensar que para lograr una mayor justicia social hace falta que sean más quienes tomen las decisiones, por aquello de buscar consensos y no inventarlos o intuirlos, por aquello de extender el conocimiento, la participación, la corresponsabilidad, por aquello de no creer que hay tanta diferencia entre un@s y otros dirigentes sino que más bien la diferencia está en las maquinarias y por aquello de creer que dependiendo de la maquinaria se es más o menos susceptible a ser corrompid@. Si es que al final... debe ser que son ideas románticas más que realistas. Aunque a mí lo romántico me parece que es el creer en grandes cambios haciendo lo mismo que el resto ha hecho.


lunes, 10 de septiembre de 2018

HACIA LAS MUNICIPALES 2019

No sabía muy bien cómo titular esta entrada porque espero que sea variadita pero me parece que así está bien.

Justo estos días está la noticia de la decisión de Manuela Carmena de continuar encabezando una lista a la alcaldía de Madrid y su deseo de que esa lista sea una agrupación de electores, una plataforma de personas que actúen con independencia. Mi lectura es que ha debido ser muy difícil estar a la cabeza de un conjunto de personas cuyas líneas directrices no podían asumirse libremente desde cada individualidad. Bueno, la verdad es que esto da para mucho y me remito a las entradas sobre "Propuesta de funcionamiento...." que ya hace tiempo compartí, no me remito para insistir en ello sino porque al menos dan la idea de líneas generales sobre mi preferencia por las individualidades, primar los valores, la confianza, las experiencias, pero para ello y para aprovechar la inteligencia colectiva, la corresponsabilidad... pues me parece necesaria una vinculación, aunque no a un partido en el que haya una directiva que sea la que dicte ni a varios partidos por muy democráticos que sean porque entonces la inteligencia colectiva actuará pero.... ¿la de quién? ¿a favor de qué interés partidario (de parte)? etc, etc. En fin, que realmente creo que hemos tenido mucha suerte de tener a Manuela Carmena como alcaldesa y tenemos mucha suerte de que se decida a repetir mandato. Muchas gracias.

Estaría genial que surgiera una plataforma ciudadana pero me temo que quienes pueden ponerse a ello son colectivos, organizaciones, partidos o gente de alguna forma movilizada. Preferiría que quienes se han ganado estos años cierta confianza en cuidar las formas democráticas fueran quienes tomasen ese testigo y tienen la experiencia para trabajar en ello. Me gustaría que empezando por EQUO y siguiendo por M129 fueran quienes aprovechasen para el bien común esta oportunidad de construir algo que mejorase lo actual.

Por mi parte dejé la vocalía en la Junta de distrito ya hace casi un año. Por múltiples motivos pero citaré aquí el que más me gusta, jeje: hace tiempo que estoy dándole vueltas a una idea de negocio, para abrir un local de ocio que me permita seguir aprendiendo, volcar mis ganas y mis esfuerzos en algo que puede dar más frutos por depender en mayor parte de mi dedicación. No puedo negar que no me pique la oportunidad que sobre el papel se plantea (luego ya en la práctica....), tengo vocación política pero tengo muchas otras vocaciones también o mejor dicho una en concreto que puede tomar múltiples formas y es que el horizonte de seguir aprendiendo, nutriéndome, retándome y desarrollándome como persona se sitúa en la apertura de ese local de ocio que se está haciendo de rogar pero que espero que sea motivo de alguna entrada sin que pase ya demasiado tiempo.

De momento, me gustaría poder votar o elegir para una lista a aquella/s persona/s desconocidas, independientes, honestas, trabajadoras, dialogantes, conscientes de su responsabilidad individual... me gustaría que tuvieran la oportunidad de dar ese paso o de ser propuestos para ello. Y a la vez, es cierto que hay personas que tras las experiencias vividas, si las viese en una lista harían que descartase votar esa candidatura.

miércoles, 25 de julio de 2018

CUENTO CALEIDOSCÓPICO

Pues eso, un cuento que enlazo aquí:
El viaje de Graciela y Quique.

Espero que os guste, es muy cortito.



jueves, 14 de junio de 2018

RADICALISTAS IV

Sigamos con varias ideas...

Ya hace días de la última entrada pero recuerdo que una vez publicada recordé la siguiente imagen:



Me parece muy oportuna.
Y también añadir un elemento a los señalados en la anterior entrada, podemos añadir la conciencia colectiva como la savia del árbol.

La cuestión es... ¿por qué no? ¿por qué no empezar con un grupo que vaya más allá? No es tan difícil.

Creo necesarios movimientos, grupos, colectivos, etc. específicos para ecologismos, feminismos, derechos concretos, por la paz, etc. pero ¿Por qué no tejer red de una forma diferente?

Voy al ejemplo concreto:

Un nuevo grupo, con una filosofía común feminista, varias inquietudes, pongamos por ejemplo  cuidados, debates, movilización en la calle e incidencia institucional desde dentro. Bien, cada una de esas inquietudes podría tener su espacio dentro de un mismo "grupo integrador".
Así por ejemplo, si hay suficientes personas interesadas en organizar debates, podrían iniciar su actividad priorizando temas, buscando objetivos, teniendo clara la metodología, etc. Y probablemente necesitasen usar alguna herramienta virtual que les permitiese compartir documentos.
Si vamos al grupo de "cuidados", pensando en un grupo donde lo más importante es la confianza, la sensación de seguridad, que pone el centro en el trato personal... sería esencial por un lado que tuvieran mayor número de encuentros presenciales y por otro lado tendría que tener presente la necesidad de un tratamiento de datos más celoso de la intimidad, es decir, probablemente el intercambio de documentos no sería lo habitual en este grupo, que tendrá un carácter más cerrado.
Sin entrar de una forma exhaustiva en cada grupo, acabaré con el ejemplo de las personas que buscan más la movilización en la calle, de nuevo, si son suficientes, podrán ser el motor de una participación
más numerosa, para lo cual usarán herramientas en las que se incluirán algunas como redes sociales, webs, blogs... con datos no sensibles y con un objetivo distinto claramente, por ejemplo, al del grupo de cuidados.

Son sólo ejemplos, lo que quería esbozar es la idea de que dependiendo el objetivo se usarán unas u otras herramientas y cada grupo necesita o requiere de unas herramientas u otras, lo cual no es obstáculo alguno para que: teniendo autonomía total, puedan trazar lazos comunes o dicho de otro modo... sentirse ramas de un mismo árbol.

¿Y cómo trazar esos lazos comunes?
Pues se me ocurren varias respuestas:
- Teniendo unas bases, a modo de decálogo, código ético, objetivos... comunes declarados.
- Teniendo un lugar de encuentro común.

Parto de las bases, premisas, objetivos u árbol con unas raíces explícitas compartidas. Si tomamos esto de base, entonces tendremos la posibilidad de que colectivos con muchos años de experiencia, ya constituidos, con unas formas de hacer totalmente autónomas... en algunas causas, para algunos objetivos o en su forma de regirse, puedan compartir con más colectivos la importancia de esa raíz común y podrían entonces llamarse "los de siempre" y sentir que pueden ponerse el apellido "los de siempre - radicalistas". Y a su vez, el resto de colectivos no tendría por qué sentirlos del mismo movimiento si no comparten esa raíz, es decir, hasta ahora se ha llevado mucho eso de "adhesión del colectivo x al acto x", esto se suele saltar toda metodología democrática verdadera y la adhesión se basa más en afinidades, confianza, "hoy por ti y mañana por mí"... y si se sigue esta lógica podemos tener (como tenemos) una movilización cada semana con muchas adhesiones en el mejor de los casos pero cuya gente no puede acudir cada semana a manifestarse, dispersando esfuerzos (o no, es discutible).
No hay tiempo para enterarse a fondo de todo, sin embargo, si un colectivo apellida algo con "radicalista por la justicia"... al menos sería una llamada para que gente no implicada en ningún colectivo pudiera acudir en base a esa petición de justicia, y pudiera servir para que más colectivos se sintieran unid@s a esa misma causa final, la justicia. Si luego resulta que dentro de su autonomía hay colectivos que quieren unirse viendo más a fondo los detalles y respaldar o no las acciones llevadas a cabo, etc. podrán partir de tener en común la misma causa final, en teoría al menos, pero luego no tendrán por qué intentar defender actos o formas que no compartan (entendiendo que el árbol que busca la justicia además lleva unas determinadas formas de relación, por si sirve para aproximar la idea que intento transmitir). Así mismo, podrá haber actos específicos en los que lo aglutinador sea "el apellido" "radicalistas" o "radicalistas por xxx" y en estos actos cabrían muchos colectivos, con causas concretas... aunando esfuerzos y probablemente multiplicando la visibilidad como mínimo.

En próximas entradas seguro que puedo ir dibujando todo esto mejor.

Vamos al segundo guión, teniendo un lugar de encuentro común... aquí lo primero que se me ocurre son las barreras, los obstáculos, sin ir más lejos... ¿cómo podrían juntarse y tener debates pausados colectivos numerosos en los que la costumbre sea de una participación directa? Problemas de espacio, de tiempo, de necesidades metodológicas... la dictadura que supone la participación presencial (con todas sus ventajas también), que decidan unas pocas personas en representación, el poder ir o no en unas determinadas circunstancias, tiempos, problemas de conciliación... ¿Y cómo se salva esto? Pues teniendo ese espacio común para intercambio de información o para volcar lo decidido anteriormente. Pudiendo compaginar diferentes ritmos, respetándolos y no empujando ni tirando de ninguno de los colectivos, consiguiendo la unión por mínimos, por objetivos comunes, por la raíz, por causa concreta común... lo que corresponda pero dejando autonomía al resto que no haya sido posible compaginar por tiempos o cualquier otra cosa, diferentes niveles de unión y si algunas formas chocan con premisas superiores pues distanciamiento sin ningún problema, entendiendo que no se comparten las formas y que por ello se puedan hasta poner en duda las mismas raíces y ya está.

Venga... voy acabando que toca.

Vuelvo al grupo de raíz feminista. Y planteo si acaso no podría articularse en comisiones con autonomía y en ellas las que lo necesitasen se reuniesen con el máximo cuidado sobre la información presencialmente compartida, a su vez ese grupo no podría acaso tener un par de personas como enlaces para que fluyera la información con el resto de enlaces en un grupo común, abierto pero con una metodología enfocada al pragmatismo, a dar voz a todas las comisiones. En ese grupo común podrían cuidarse a las nuevas incorporaciones para orientarlas hacia la comisión más adecuada según sus inquietudes. En ese grupo común podrían verse también enlaces del grupo institucional, que empapado del resto de comisiones pudiera trazar mejor unos objetivos políticos con los que presentarse como independientes dentro de cualquier partido político, sin que ello pase por traicionar las bases a las que hacía referencia en el primer guión (porque más que compatibles ambos guiones serían ambos necesarios).

Y para terminar... ¿no podrían unirse con más colectivos con la causa común de parar los asesinatos a mujeres?

jueves, 31 de mayo de 2018

RADICALISTAS III

Pues hoy toca escribir nueva entrada. Me resulta obligado aunque no sé muy bien si guardará bien el hilo con las anteriores entradas sobre este tema o de repente dará un gran salto o hará que vayan cobrando sentido las anteriores entradas o al contrario... sólo sirva para añadir demasiados condimentos a la mezcla y no salga nada en claro. Quién sabe pero aquí va.

Tengo la sensación de que hay una "ventana de oportunidad" en estos momentos y sin embargo a la vez tengo la impresión de que se va a cerrar y la vamos a dejar pasar. Bueno. Qué se le va a hacer. En todo caso será un pasito más. También puede que me equivoqué (estaría genial). No me va a resultar fácil poner por escrito todo lo que me gustaría que tuviera un cauce para que en vez de tener como soporte el papel y la imaginación tuviera de soporte la práctica y la realidad. En todo caso seguramente sea más fácil ponerlo sobre papel, aunque ya hace tiempo que vengo pensando que menos teorizar y más poner en práctica las cosas pero... de nuevo hay que aceptar que no todo depende de una. Al hilo de esto... un paréntesis que me viene a la cabeza ahora es una cita que leí hace poco: "Si quieres ir rápido ve sol@; si quieres llegar lejos ve acompañad@" (Proverbio africano).  Sirva este paréntesis para manifestar mi inquietud al quererlo todo, jeje, lejos y rápido. Por supuesto, no podía ser de otra manera.

En fin... sigo... antes de centrarme... otro paréntesis... aplaudo la iniciativa de Global Quorum, de la que sé poco pero con la que creo que esto tiene mucho que ver. Sólo por citarla. Cierro paréntesis.

Sigo... disculpad... La ventana de oportunidad se abre con el movimiento feminista, con lo que puede suponer, así que me colé a curiosear en un grupo feminista y como me gustó por todo el potencial que tenía (y tiene) pues le di vueltas y como las circunstancias acompañaban le di más vueltas y como no me gusta proyectar ni anticiparme a las cosas (no, poco!) pues le di más vueltas. En fin, tampoco tantas, pero es como si hubieran encontrado su encaje muchas ideas y como si vieran una oportunidad de ponerse en práctica en la realidad gracias a que las circunstancias externas (ésas que no controlo) diera la casualidad de que reúnen los mínimos necesarios como para merecer la pena dedicarle tiempo, esfuerzos y paciencia (de ésa que tengo que reponer en grandes cantidades).

Vale, con esto no quiero definir unas formas concretas de la idea de "Radicalistas", tan sólo quiero dejar por escrito lo que pudiera ser un ejemplo de arranque, de inicio que al menos puede servir para trasladar mejor la idea en su conjunto. Yo lo intento. Os pido algo de empatía para seguir leyendo y para ello bajo a tierra ya todo lo que pueda.

Poneos en situación, esas condiciones mínimas, circunstanciales, externas, etc. no todas pero por citar algunas:
- Grupo nutrido de mujeres con ganas, plurales.
- Diversas.
- Con una combinación entre acción y reflexión (por ahora).
- Sin una manipulación ideológica o partidaria.
- Con una gran sensibilidad y preocupación por los cuidados.
- Con jóvenes y mayores.
- Con diferentes experiencias, formaciones, procedencias.
- En principio sin problemas de egos ni intereses ocultos (aún).
- En los inicios de su configuración, en búsqueda.
De verdad creo que estos factores juntos no resulta fácil encontrarlos, así que sería una suerte aprovecharlos pero no pasa nada, no digo que sean condiciones imprescindibles, simplemente es para meteros en situación y se entienda mejor el ejemplo.

Bueno, pues en esa búsqueda en este grupo se hacen una serie de reflexiones, sobre la identidad, sobre los objetivos, sobre la confianza necesaria, las posibles acciones, talleres, debates... y voy con la de la empatía... es el momento idóneo para plantear propuestas y por supuesto merece la pena pensar en ello (de ahí lo de darle vueltas). Pues ahora escribo tras sentir que no se daban todos los factores necesarios como para poder plantear una propuesta y mucho menos que viera la luz (pero no os lo creáis del todo, que si escribo es porque no tiro la toalla).

Se aprende mucho en estos grupos y sobre todo abren un abanico de posibilidades para aprender que está muy bien, pero que se me queda corto sino sirve para algo práctico. El caso, que intento lanzar aquí líneas que quizás puedan trazar en vuestra imaginación algo parecido a lo que a duras penas quisiera haber podido dar forma de forma conjunta y dialogada.

En el fondo, en parte me siento un poco "traicionera" porque yo no quiero aportar en un grupo feminista, lo que quisiera es que fuera el precursor de dar un paso más ambicioso, con una visión más global y capaz de crear sinergias. Yo lo que quiero es un grupo de radicalistas, no lo puedo negar. Porque lo quiero todo y lo quiero ya, porque es verdad que quien mucho abarca poco aprieta pero también es verdad que a base de parches no se sanean las tuberías. Porque ya hay mucha gente experta en muchas cosas y porque haciendo lo mismo no es probable que se obtengan distintos resultados.

Me vuelvo a centrar y voy ya directa a intentar trazar esas líneas que consigan perfilar un esbozo de la visión o idea que me hubiera gustado probar en la práctica:

Imaginaos un árbol, con su tronco, sus raíces y sus ramas. Múltiples ramas, unas muy distantes de las otras, algunas con muchas ramitas y otras sin ninguna. Algunas ramas bien gruesas y otras bien finas. Al final todas ellas tienen un punto de unión, un mismo origen, un tronco que profundiza en sus raíces.

Imaginaos otro árbol, podríamos repetir lo mismo en cuanto a las ramas y raíces, sólo que otras ramas y otras raíces.

¿Qué raíces? Principios, valores, formas, la búsqueda de darle la vuelta a todo aquello que no nos gusta teniendo en mente unas líneas directrices, unos puntos en común que nutren a todo el tronco, a todas las ramas. Principios que pueden ser más o menos explícitos, cambiantes.. sin duda generales pero firmes, tan firmes como para ser el origen inspirador y el sustento o juez de todo lo que se desarrolle en ese árbol. Por poner un ejemplo podría ser la búsqueda de justicia social o podría ser cambiar la lógica de la competición por la lógica o el paradigma de la cooperación o ambos (por ejemplo).

¿Me seguís? Con que me sigáis más o menos... genial ya.

Tenemos las raíces. Me quedo con justicia social para seguir con el ejemplo.

Para la búsqueda de justicia social tenemos multitud de posibilidades, de acciones, de facetas, de ámbitos, de modelos, de propuestas, de vías... todas ellas pueden tener un acuerdo en su forma de relacionarse y sobre todo ser conscientes de que solas no son suficientes, que se necesitan, que juntas son más fuertes (forman el tronco) y que por mucho que las separe pueden avanzar en el tronco en base a lo que les une. 

Tenemos el tronco, más o menos. Es la parte más complicadilla quizás.

Y en realidad también tenemos las ramas, que son esas posibilidades de ponerse manos a la obra en una parcela concreta, es decir, para conseguir una mayor justicia social hay quien pueda poner el foco en una gran rama, que pueda ser el feminismo y dentro de ella le pone interés en centrarse en la pedagogía y el cambio de mentalidad o cambio cultural necesario que desde esta perspectiva se pueda aportar. Hay también quien pueda aportar en pro de una mayor justicia social desde la cooperación con ayuda directa o quien se centre en luchar por poner tasas financieras, o quien luche por conseguir ayudas para la energía solar. Con mayor, menor entidad, mayor o menor grosor, eficacia, altura, frondosidad... al final todas esas vías son ramas.

¿Cuál es la "ventana de oportunidad"? Empezar a tomar conciencia de la necesidad de ampliar la mirada lo suficiente como para alcanzar la raíz, fijarnos en lo que nos une sin necesidad de unificar, homogeneizar nada, reconociendo las diferentes identidades pero empezando a configurar la identidad que pueda englobarlas, acogerlas... ser marco de algo mayor.

Yo no quiero ser hoja ni rama. Simplemente porque ya contamos con muchas hojas y muchas ramas, es verdad que puede construirse o pintarse una muy especial, muy cuidada, muy atrayente, muy llamativa, distinta... pero creo que la necesidad no está ahí. La necesidad es darles el cuerpo para que estén en lo alto y puedan sustentarse, ser zarandeadas por el viento y siendo germen de más ramificaciones. Para eso hace falta el tronco y tener las raíces presentes.

¿Hablo de un órgano superior? ¿Un órgano director? ¿Una entidad que coordine o intente sentirse superior al resto? No.

Hablo de crear las condiciones para que puedan darse ramas, grupos específicos que se desarrollen, que picoteen o profundicen en los temas que quieran pero a su vez que puedan tener una visión más holística, más global, de conjunto, con una perspectiva más amplia, ambiciosa (ambiciosa en cuanto a su alcance, a su eficacia).

¿De qué condiciones hablo? De buscar el modo de hacer compatibles las luchas en pro de una lucha común, de buscar sinergias, de prestar especial atención a las formas, de no caer en voluntarismos sin que estén acompañados de saberes, de no caer en la teoría sin la práctica, de reconocer la realidad existente para transformarla sin que la salida sea crear una paralela (o sí). Hablo de trasladar un imaginario común, de extender esa visión ambiciosa, de apostar firmemente por otro mundo. Hablo de no desechar la desobediencia civil pero tampoco la entrada en las instituciones, hablo de no poner las identidades de las ramas por encima de la de las raíces. Hablo de ser conscientes de que para hacerlo hay que dar respuesta a unas necesidades prioritarias. Hablo de tener presente la experiencia y aprender de ella. Hablo de no necesitar identificarse al 100% para poder caminar al menos un tramo junt@s. Hablo de no necesitar tener confianza en todas las personas que puedan unirse por no ser posible conocerlas a todas pero sí poder querer que todas se unan por tener confianza en una forma de funcionar. Hablo de imaginar un árbol, con sus raíces profundas, con sus múltiples ramas, de todos los tamaños, hablo de que una rama pueda también dibujarse como el tronco de otras muchas. Hablo de que si se encuentra un objetivo común y se coordinan bien los esfuerzos los resultados serán más potentes, se podrá actuar, aunque sea puntualmente, como un equipo, no como la suma de grupúsculos.

Hoy no quiero ser feminista para ser una experta en los temas que más nos atañen a las mujeres, yo sigo queriendo ser radicalista, porque me importan las mujeres pero también los países en desarrollo, la ecología, la economía y distribución de las rentas, quiero una Palestina libre y apoyaría mil causas más que ni conozco ni voy a conocer tan a fondo como quisiera ni voy a dedicarles tanto tiempo como requieren pero quisiera tener un lugar donde saber que al decir que soy radicalista se supiera que apoyo esas líneas de acción, esa filosofía, esas luchas o al menos las líneas directrices o aparentes de las mismas. No quiero un órgano superior que se adhiera a causas, quiero que puedan plantearse por una buena comunicación y puedan en momentos determinados ser el centro de unos esfuerzos focalizados, sabiendo que unas veces se lograrán medidas en pro de un mundo más sostenible y otras lograrán unas formas de democracia más fieles a las demandas actuales. No me aferro a ninguna rama como la más importante porque aunque pueda tener alguna en esa consideración, su capacidad será siempre más limitada si se toma aisladamente a si se toma dentro de una visión más amplia y humilde.

¿Y esto... "cómo se come"? ¿Un ejemplo práctico? Pues podemos pensar en debates en los que nos instruyamos de qué corrientes feministas hay para ver con cuál nos identificamos más y por qué o podemos pensar en un debate sobre qué medidas económicas tomar y qué repercusión tendría si se tomasen desde una corriente feminista determinada. Por ejemplo. Podemos pensar también en el éxito que está teniendo el movimiento feminista y sus causas, por si son las formas "amables" y no violentas precisamente las que les da su diferenciación y conquista el que sea visto con buenos ojos por gente de todas las ideologías y desde esa óptica también podemos plantearnos si se pueden meter a personas activas en los movimientos sociales con fines prácticos dentro de las instituciones. Sin pensar que las instituciones lo son todo y sabiendo las limitaciones de las mismas pero sin pensar tampoco que no pueden ser una herramienta con la que trabajar.

En definitiva... apertura, amplitud... aún sabiendo que hay determinadas palabras que producen rechazo en unos ámbitos y otras en otros.

Aquí lo dejo. Esté como esté.

(Continuará)

miércoles, 16 de mayo de 2018

RADICALISTAS II

15 de mayo: coincide este día con esta nueva entrada, me desperté con una imagen en la cabeza que hila tanto el concepto de radicalistas que vamos a seguir desgranando con la experiencia del 15M.

La imagen parte de la frase de Mafalda que conoceréis : "Paren el mundo que me quiero bajar!!!"
Resultado de imagen de mafalda me quiero bajar del mundo

Creo que muchas personas de mi generación y muchas personas que experimentaron el 15M estamos en ese punto y si me apuráis... un paso más allá de ese punto, lo que veníamos a decir, seguimos diciendo y seguimos trabajando para conseguirlo viene a ser... "No contéis conmigo" y a la vez... "Contad conmigo". Me explico... o lo intento al menos... y quisiera hacerlo con una imagen que por no intentar dibujarla yo misma... me van a servir dos que encontré navegando:

Resultado de imagen de empujar


Resultado de imagen de empujar

La verdad es que casualmente tienen más simbolismo del que había pensado, así que lo aprovecharé:

Si os fijáis, en la primera imagen el vehículo militar es arrastrado por quienes parecen ser militares de la armada estadounidense, y arrastran al vehículo que va de frente, ell@s uniformad@s y sobre el asfalto. En la segunda imagen sin embargo tenemos un entorno rural, chic@s echando una mano con quienes se intuyen misioner@s y sobre todo empujando el vehículo en sentido contrario al que sería su marcha tal y como se ve en la imagen.

Ésa sería la imagen: no tan sólo queremos que se pare el mundo para bajarnos, porque no estamos dispuest@s a seguir contribuyendo a la marcha que lleva, sino que es más, nos paramos y nos unimos para empujar tod@s y revertir la marcha. ¿Es o no es? No nos vamos a bajar aisladamente, con decisiones individuales, sino que, somos conscientes de que no estamos sol@s y porque si nos bajamos el mundo va a seguir su marcha y no es lo que queremos. Queremos cambiar el mundo y el 15M nos dijo que no estamos ni sol@s ni loc@s.

Creo que muchas personas nos negamos a escalar y luchar en el mundo que de alguna forma se nos impone como medio para desarrollarnos, en primer lugar, porque las circunstancias nos permiten, a veces, tener un orden de prioridades diferente al que aún la sociedad establece mayoritariamente, y en segundo lugar porque entendemos que, tal y como venimos funcionando... no gana el/la mejor sin más, sino que se gana porque otr@s pierden. Igual esto no se entiende muy bien porque no está muy bien explicado, pero lo dejo estar. Tan sólo decir que quizás tenemos una conciencia más global que generaciones anteriores y esto nos hace plantearnos más la dirección de nuestro desarrollo personal.

En este sentido l@s radicalistas seríamos quincemayistas y viceversa, y aquí retomo el término de "radicalista" para hacer alguna apreciación más, añadiendo a las ya hechas en la anterior entrada.
Por un lado tendríamos que diferenciar radicalista de "extremista", aunque normalmente se confunde con este término cuando se habla de "radical" (pues radicalista no se suele usar), en todo caso hemos de diferenciar ambos conceptos y para ello aunque no sea muy exacto creo que podríamos aceptar la idea de que "extremista" sitúa a la persona en un punto con cierta intolerancia hacia toda aquella posición que no se sitúe en el límite defendido y sin embargo, "radicalista" hace referencia, como ya decíamos, a acudir a la raíz de los asuntos en cuestión, lo cual no nos sitúa al límite de ninguna posición claramente graduada, sino más bien parece incorporar en sí cierto grado de complejidad que hace que sea necesaria una posición tolerante para poder comprender el alcance de todas las circunstancias que rodean o afectan a una problemática.
Por otro lado, si en la anterior entrada hablaba de incorporar conceptos, vocablos nuevos y con ellos ir construyendo y teniendo nuevas formas, nuevas herramientas con las que ir forjando esa realidad que buscamos... hay un término que volverá a salir en próximas entradas pero que desde ya quisiera reivindicar y celebrar su existencia, como un hecho que más allá de estar o no contemplado en la RAE se está usando y cobrando cada vez más fuerza con hechos, lo cual tiene tanta importancia y tanto futuro que el ser incorporado o no en la RAE no será más que algo anecdótico y me refiero a "sororidad". ¡Sí! ¡Fantástica palabra! ¡Fantástico concepto! ¡Fantástica práctica! Muchas mujeres están celebrando la existencia de la sororidad, entendida ésta como la "solidaridad y concordia entre mujeres, que implica un reconocimiento mutuo, plural y colectivo" (recogiendo la definición que de ella hace la Asociación Pandora en su web).

Continuará.

miércoles, 2 de mayo de 2018

RADICALISTAS I

Comienzo aquí un "hilo" en el que creo que tengo mucho que decir. No será nada nuevo, pero quizás llegue en buen momento.

Empiezo por el título, para quienes no sepáis qué significa "radicalista". Somos libres de usar el lenguaje como creamos y queramos y puede dar lugar a diferentes interpretaciones, más cuando no está recogida en el diccionario de la RAE y aunque ésta es la primera entrada de otras muchas que espero vayan dotando de contenido al significado que con el término de "radicalistas" espero englobar... pues no estará de más una primera y escueta definición. Sin ser yo una experta en nada y menos en lingüística... con "radicalista" me quedo con la descomposición de la palabra en "radical",  e "-ista", y dentro de sus significados me quedo con:
- "Radical"... perteneciente o relativo a la raíz/ Fundamental o esencial.
- "-ista"... "partidaria de", "inclinada a" (o similar).

Así pues, a falta de una mejor definición, diría que con "radicalista" quiero hacer referencia a aquella persona que se siente partidaria de conseguir cambios desde el origen.

Se podrá mejorar la definición o agregar acepciones, pero de momento que eche a andar así y valdrá como referencia en caso de que su sentido se quiera desvirtuar.

"Radicalistas", sí, es una invitación a crear, crear una palabra nueva para unas personas nuevas que se sientan identificadas con la pertenencia a un nuevo movimiento, a una nueva filosofía, con una perspectiva diferente, con la visión de la posibilidad de lograr un mundo mejor. Nada es totalmente nuevo, ni siquiera la palabra y nada se va a crear por arte de magia por el simple hecho de que lo dejemos reflejado por escrito pero tengo la sensación de que es algo que está a punto de surgir, de ser una realidad y que hace falta explicitarla.

"No me gustan las etiquetas" fue mi contestación a la pregunta en un taller sobre feminismo, luego curiosamente oí la misma respuesta en boca de una conocida política. Bueno, no sé cuáles serían sus razones para responder así, os cuento algunas de las mías:

- Volvamos a la consulta en la RAE y según su primera acepción, feminismo sería "principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre", así que feminista sería ser partidaria de ello, ¡como si se estuviera dirimiendo si tenemos que normalizar o no ese principio!, ¿realmente tengo que etiquetarme así? Al hacerlo parece que fuera una excepción y al menos en teoría creo que la excepción serán aquellas personas que no compartan esa igualdad ¡que se etiqueten ell@s!

- Si tengo que ponerme ese adjetivo obvio... por qué no iba a continuar aclarando también que soy partidaria de la igualdad de derechos de todas las razas, pro derechos humanos, integracionista (a modo de antónimo de racista), anti-xenófoba...

- Seguro que hay mucho escrito sobre la elección del término "feminismo" para hablar de lo que es puramente la búsqueda de la igualdad real, por qué no existe "masculinismo", por qué lo contrario al machismo es el hembrismo y por qué sin embargo es este concepto el que se evoca de primeras o para una gran mayoría al hablar de feminismo.
¿Os habéis parado a pensarlo?

- Parece que al etiquetarte te clasificas, ayudas a que te clasifiquen... "ah!, esta es...." y ¡Qué va! Seré feminista, por supuesto, pero soy mucho más que eso, ¿o no? Parece que al destacar ese adjetivo obvio te ganas un plus en activismo feminista, sin que hagas nada especial, al adjetivarte así parece que de repente te otorgas o te otorgan un halo especial en esa concreta lucha que es el feminismo, aunque sea sin pretenderlo. (Es mi sensación).

Retomo... "radicalistas", personas que son feministas y mucho más. Aquí lo dejo por ahora pero habrá más.


martes, 24 de abril de 2018

Falta conexión

Falta conexión, profundidad... no sé exactamente cuál sería el título más adecuado para esta entrada, el caso es que parece que hoy algunas ideas ya tienen suficiente entidad como para que dedique un rato a escribir e intentar transmitir algo que pueda ser de utilidad y que merezca la pena que tú, seas quien seas, le dediques un rato a leer.

Hace tiempo que creo que no iría nada mal que en la televisión pública tuviéramos debates temáticos, que se produjesen sin prisa, que pudieran tener varias partes y una de ellas fuera una mínima formación, un espacio didáctico, pedagógico que pudiera alcanzar un cierto grado de profundidad. Unos debates que lograsen ser seguidos, por implicar a la gente y hacerla cuestionarse el tema de la semana... en fin, podría desarrollar un poco esto pero es sólo una especie de propuesta de futuro que intentaría dar respuesta a la cuestión de fondo que quisiera reflejar.

La cuestión es que ante una pregunta x se nos exige y demandamos una respuesta claramente posicionada y parece que nos perdemos el proceso que debiera haber tenido lugar precediendo la misma. Por ejemplo:
Ante la pregunta de si estás o no a favor de las corridas de toros, o si estás o no a favor del aborto, o de una salida del euro... Basta con decir un "sí" o un "no" para que te caiga una etiqueta. Pareciera que no hay cabida para los grises y parece también que no se tiene una especie de pureza o pedigree. No dejamos tiempo ni espacio para el diálogo, para la profundidad, para el entendimiento.
Siguiendo con los ejemplos:
No cabría entonces la opción de pensar en si podemos estar hablando de diferentes concepciones de "corridas de toros", si nos están respondiendo sobre el aborto en sí o sobre su tratamiento legal, tampoco cabría esperar matices o plazos, no cabría esperar una disertación sobre el euro deseado o que la salida de éste fuera un movimiento táctico.

Resulta fácil tener una tendencia a "etiquetar" a las personas, pero más allá de las tendencias personales... entiendo que no debiera ser la tónica general en el mundo de la política y sin embargo parece que la es.

Si perteneces a un partido ya estás etiquetad@, por la gente de fuera del partido, por la gente de otros partidos e incluso por la gente del propio partido. ¡Qué absurdo!, ¿no? Al menos a mí me lo parece.
No todas las personas pensamos igual y un partido tiene unos estatutos, un programa... todo ello es fruto de acuerdos, de deliberaciones... de unas cuantas personas en un momento determinado, luego se unen más personas que no tienen por qué coincidir al 100% con lo acordado y simplemente el hecho de haber sido fruto de un acuerdo nos debería hacer caer que no es algo que identifique al 100% de sus integrantes. Para esto el término de "simpatizante" me parece muy adecuado... supongo que cuando estás afiliad@ sigues siendo simpatizante pero es posible que se desvanezca esa concepción de pluralidad y de mosaico en pro de una especie de eficacia, doctrina o simplemente obediencia jerárquica, haciendo que toda la riqueza existente quede oculta para poder entrar en las "etiquetas" que faciliten el posicionamiento de otras personas. En fin... que tampoco quería extenderme tanto y aún no llegué al punto principal.

Cuando estaba inmersa en la preparación del encuentro municipalista de Ahora Madrid (celebrado el 10 de febrero de este año), hablé con una persona que me transmitía su decepción. Decepción en esencia por la desconexión entre lo esperado y lo obtenido, pero iba más allá, no era una cuestión de cumplimiento o no del programa... apuntaba en sus reflexiones a una priorización: fundamental, muy interesante.

Para empezar hay un punto que en el fondo es como la clave de mi participación en Ahora Madrid y en concreto de lo que pretendía fomentar el Encuentro municipalista que comentaba: la necesidad de crear, de dotarnos, de participar, de facilitar... lugares de encuentro.
Será por mi ignorancia pero no creo en eso de "programa, programa, programa".
Nota: (Fijaos que en muchos casos ya de alguna forma algo en vuestra cabeza está tratando de etiquetarme o de buscar la etiqueta correcta una vez hecha esta afirmación, ¿cierto?).
Creo en líneas generales, en objetivos, en formas de actuación... y creo que si hay espacios donde se pueda compartir la información, y fomentar la corresponsabilidad en las decisiones, se ganará en democracia y a su vez en justicia social. (Así dicho, brevemente). También creo que para esto un factor clave es la confianza que de nuevo se ha de ganar o de alguna manera mantener, en esos mismos espacios. 

Hablo de espacios de encuentro porque ellos permitirían saber por qué no se llega a cumplir todo el programa o partes de él, qué haría falta, qué falló en su enunciación, qué se puede lograr con ayuda externa, qué no se está cumpliendo pero sí que puede cumplirse si se dan determinados pasos, etc. Esto permitiría esa conexión entre "el mundo activista", entre las "demandas de la calle" por así decirlo, y las posibilidades o estrecheces encontradas dentro de la gestión institucional. A su vez permitiría que las decisiones fueran respaldadas y fueran más compartidas, evitaría que criterios personales o "sectoriales" se impusieran por la vía de los hechos relegando o descartando la posibilidad de una toma de posición consensuada y concienciada.

Ese desencanto hace que por ejemplo el citado Encuentro municipalista se pudiera ver como algo ajeno a las necesidades de la gente, algo endogámico, como una lucha de corrientes internas por posicionarse, sin más. Supongo que mientras no alcancemos un grado de coherencia, estabilidad política, confianza en las formas y cosas así... pues efectivamente, al igual que lo que seguramente suceda en los congresos de cualquier partido, eso tiene y tendrá lugar, pero esa realidad (necesaria mientras se está en proceso) no tiene que echar por la borda lo que puede haber de fondo (no digo que siempre lo haya), y es que en el fondo las corrientes y cada persona, aportan una pluralidad de concepciones distintas, de experiencias, de propuestas y de formas de entender cómo se debe actuar, qué pasos han de darse, y en el fondo, una determinada forma de practicar la política que enlaza directamente con caminos que se abren o cierran para llevar a cabo unas u otras actuaciones y por ende establecer unas u otras prioridades.

"Prioridades", con esta palabra ya voy acabando, y es que no resulta difícil imaginar un congreso con diferentes corrientes, diferentes prioridades, diferentes intereses, intereses personales (que los hay), intereses partidarios, electorales, intereses a corto o largo plazo, teniendo en el centro a una parte de la ciudadanía, con una mirada más amplia..., de cualquier tipo, el caso es que son el resultado de las diferentes concepciones y también de las diferentes circunstancias, trayectorias, carácteres, objetivos, etc. de cada asistente al congreso o Encuentro en cuestión. Bien, pues si extrapolamos eso a la ciudad... tendremos que se votan las diferentes propuestas, en este caso programas, y en ellos van medidas y actuaciones de todo tipo, que afectan a todas las áreas. No hay priorización alguna más allá de lo que se destaca más en la campaña electoral, de lo que se repite más en el programa o de lo señalado como "medidas estrella", pero se deja en manos de quienes estén en las instituciones el valorar si ante los obstáculos encontrados han de centrarse en lo que sea más "accesible de conseguir", o si es necesario dedicar más esfuerzos a temas que aunque no sean muy visibles requieran un mayor esfuerzo a costa de dejar atrás algunos puntos programáticos.

Estaría bien que se pudiera avanzar todo lo posible en todos los objetivos que despierten consenso, pero la cuestión es que más allá del grado de cumplimiento de un programa... cada persona tiene unas prioridades y cualquiera puede pensar que dedicar tiempo y recursos a que se pueda votar una propuesta por internet no es algo prioritario y que ese tiempo y esos recursos estarían mejor si se dedicasen a tapar socavones, por ejemplo, y viceversa. La pregunta es... esas prioridades que cualquier activista pondría encima de la mesa... si hablamos por ejemplo de techo y comida para todo el mundo...,¿serían compartidas por el conjunto de la ciudadanía? ¿hasta qué punto la sociedad estaría dispuesta a que fueran prioritarias dejando atrás otras? ¿hasta qué punto serían recompensadas medidas que no tuvieran una "visibilidad inmediata"? ¿cómo se concretaría cada prioridad? ¿a qué se referiría, en este caso, la expresión "para todo el mundo"? El que se pudiera llegar a un objetivo consensuado como prioritario no quiere decir que se estuviese de acuerdo en las formas de conseguirlo, en los costes asumibles, habría otras prioridades que se posicionarían como "líneas rojas" ¿estaríamos de acuerdo en esas "líneas rojas", en esos modos y costes?

Sin lugares de encuentro el desencanto activista no frenará y los debates internos tenderán a perder el norte y a perderse en los necesarios movimientos tácticos de las diferentes corrientes.